Cuando aún resonaban en la sala de vistas los ecos de la completa confesión del exciclista alemán Jorg Jaksche -las extracciones de sangre, su descongelación al baño maría, la EPO y los 'polvos blancos'-, los cuatro excorredores españoles que han declarado hoy como testigos han negado toda relación con el dopaje.

"No" y "nunca" han sido las palabras más empleadas en la sesión de hoy del juicio de la Operación Puerto por Isidro Nozal, Joseba Beloki, David Etxebarria y Unai Osa, que no han dado ninguna explicación ni al hecho de que sus nombres figuraran en varios de los documentos intervenidos al médico Eufemiano Fuentes ni a los positivos que algunos de ellos dieron en los controles.

"Eso me gustaría saber a mí", ha dicho Nozal cuando se le ha preguntado a qué atribuye la alta tasa de hematocrito que se le descubrió en un control previo a la Dauphiné Liberé en mayo 2006, cuando llevaba tres meses tratándose con Fuentes.

El excorredor del ONCE y el Liberty ha negado haber consumido sustancias dopantes, pese a que tres años después, en 2009, dio positivo por EPO CERA: "Debería preguntar al médico que tenía cuando di positivo, que no es el de este caso (Fuentes)", ha señalado.

Aunque su exdirector Manolo Saiz admitió hace unos días en el juicio haber pedido al médico canario que se ocupara de él, Nozal ha asegurado hoy que fue Fuentes, por propia iniciativa, el que le llamó para decirle que le gustaría encargarse de su preparación.

Durante los tres meses que estuvo con él, hasta el episodio del hematocrito alto, el facultativo le extrajo sangre dos o tres veces -el corredor dice que no sabe qué cantidad, porque le "da cosa ver eso"- y solo le prescribió vitaminas y aminoácidos.

Solo en dos ocasiones se ha apartado el testigo de su discurso, al hablar de "resultados": cuando ha negado haber pagado cantidad alguna a Fuentes -"ya se vería después de los resultados", ha dicho- y cuando ha explicado que se trató con éste pese a que en el Liberty era norma no consultar con médicos que no fueran los del equipo -"yo era un trabajador y tenía que rendir resultados"-.

Mientras tanto, Beloki, Etxebarria y Osa han negado cualquier relación con Fuentes, a quien se le intervinieron calendarios de programación deportiva con los nombres de los tres corredores y, en el caso del primero, un documento en el que figura incluso el número de teléfono de su domicilio.

Beloki, excorredor del Euskaltel Euskadi, el Festina, el ONCE, el Brioches La Boulanger, el Saunier Duval y el Liberty, que no pudo participar en el Tour de 2006 por su posible implicación en dicha operación y se retiró a finales de 2007, ha defendido su "expediente impoluto" en lo que se refiere al dopaje.

Por su parte, Etxebarria ha manifestado que no se trató con Fuentes, que éste "nunca" le hizo una extracción de sangre y que está seguro "al cien por cien" de que ninguna de las bolsas de plasma y de sangre refrigerada intervenidas por la Guardia Civil en los registros practicados en mayo de 2006 son suyas.

Ambos han recordado, además, que cuando estalló la Operación Puerto pidieron a la Federación Española de Ciclismo que les abriera un expediente para defenderse, pero que no obtuvieron respuesta.

La abogada de la Federación ha explicado que se abrieron expedientes informativos, pero que quedaron en suspenso a la espera de la conclusión del procedimiento penal, que tiene prioridad sobre el administrativo.

En vista de sus manifestaciones de inocencia, los abogados de las acusaciones les han preguntado si hoy están dispuestos a que se les tomen muestras de ADN para compararlas con la sangre contenida en las bolsas intervenidas en 2006.

"No veo por qué tendría que hacerlo", ha sido la respuesta de Nozal, mientras que Beloki ha dicho que tendrá que "pensarlo".

Solo Etxebarria se ha mostrado dispuesto, aunque luego se le ha recordado que en 2007 se le hizo esta misma petición y se negó.

A Unai Osa, el último en declarar y que también ha negado cualquier relación con Fuentes, ni siquiera se le ha planteado la pregunta.