El pívot Byron Mullens consiguió un doble-doble de 25 puntos y 18 rebotes que lo convirtieron en la figura del partido que su equipo de los Bobcats de Charlotte ganaron por 94-91 a los Celtics de Boston y rompieron racha de siete derrotas consecutivas.

El base Ramon Sessions también aportó 19 puntos, incluida la canasta que le dio la ventaja definitiva a los Bobcats cuando faltaban 25.7 segundos para que concluyese el partido.

Mientras que el base Kemba Walker fue el jugador más completo de los Bobcats (12-39) al conseguir 18 puntos, seis asistencias y seis rebotes.

El escolta Gerald Henderson anotó 16 puntos y los Bobcats, que tienen la peor marca de la liga, ganaron por segunda vez en los últimos 11 partidos disputados.

El veterano ala-pívot Kevin Garnett consiguió un doble-doble de 16 puntos y 13 rebotes, pero no pudo evitar la derrota que costó a los Celtics (27-24) romper racha de siete victorias consecutivas y fue la primera que sufren desde que se dio la baja del base estrella Rajon Rondo, que sufre rotura de ligamentos de la rodilla derecha y estará fuera de competición por lo que resta de temporada.

El esfuerzo realizado la noche anterior en el partido frente a los Nuggets, que se tuvo que decidir en tres prórrogas, pasó factura a los Celtics que en la recta final del duelo ante los Bobcats se les notó el cansancio a algunos de sus jugadores.

Aunque el veterano alero Paul Pierce y el escolta Avery Bradley tuvieron sendas oportunidades de haber anotado un triple que forzase la prórroga, pero fallaron sus respectivos tiros a canasta.

Antes también Garnett falló un tiro en suspensión desde dentro de la pintura que podría haberle dado a los Celtics la ventaja parcial que luego sería para los Bobcats con la canasta de Sessions.

El ala-pívot Jeff Green aportó 18 puntos y Pirce consiguió 13 tantos, ocho asistencias y ocho rebotes.