El entrenador del Fluminense, Abel Braga, dijo hoy antes de viajar hacia Venezuela que el partido que su equipo jugará este miércoles ante el Caracas en la Copa Libertadores será "difícil", pero que intentará regresar a Río de Janeiro con tres puntos.

"Es nuestro primer partido en el torneo. Eso siempre es difícil y más aún cuando se empieza como visitante", declaró el técnico en el aeropuerto de Río de Janeiro.

El Fluminense integra el Grupo 8 de la Copa Libertadores con el Caracas, el Huachipato chileno y el también brasileño Gremio.

Braga consideró que un empate en la capital venezolana supondría un "buen resultado" para su equipo, pero aclaró que el Fluminense saldrá decidido a "golpear primero" y ganar.

"No jugaremos por un empate" e "intentaremos defender bien, pero atacar mejor", aseguró el entrenador, quien apuesta en la potencia goleadora del delantero Fred para buscar la victoria.

Para esta primera expedición en la Copa Libertadores de este año Braga ha convocado a los porteros Diego Cavalieri, Ricardo Berna y Kléver, a los centrales Leandro Euzébio, Digao y Anderson y los laterales Bruno, Wellington Silva, Carlinhos y Fabián Monzón.

La delegación que viajó hacia Caracas también la integran los centrocampistas Edinho, Jean, Diguinho, Valencia, Thiago Neves, Wágner y Rhayner, y los delanteros Fred, Wellington Nem, Rafael Sobis, Marcos Júnior y Michael.