Jorge Da Silva, entrenador del equipo uruguayo Peñarol, no quiere sorpresas en el debut en la Copa Libertadores de América frente al chileno Deportes Iquique y resignará un delantero para reforzar el centro del campo.

En los partidos del torneo Apertura local, que el Peñarol ganó el pasado diciembre, Da Silva optó por un esquema táctico 4-3-3 con tres delanteros netos.

Sin embargo, para el encuentro del próximo día 13 frente a los chilenos, el entrenador decidió poblar el centro del campo y mantener a sus dos "bombarderos" goleadores, Marcelo Zalayeta y Juan Manuel Olivera.

"Tenemos que tomar algunas precauciones y esperamos lograr un resultado positivo", afirmó el entrenador.

La plantilla del Peñarol viaja hoy hacia Chile para encarar con tiempo y sin sobresaltos la última etapa de la preparación.

El Peñarol busca, en especial, afinar su rito de competencia debido a que el encuentro frente al Deportes Iquique será el primero oficial de la temporada tras las vacaciones de verano, debido a que el torneo Clausura uruguayo recién se inicia el 23 de febrero.

De no surgir inconvenientes de última hora la alineación del Peñarol será con Enrique Bologna; Alejandro González, Carlos Valdez, Darío Rodríguez y Aureliano Torres; Fabián Estoyanoff, Sebastián Cristóforo, Marcel Novick y Carlos Grossmuller; Juan Manuel Olivera y Marcelo Zalayeta.

Suplentes: Danilo Lerda, Damián Macaluso, Walter López, Matías Aguirregaray, Miguel Amado, Ignacio Nicolini, Sebastián Gallegos, Jorge Zambrana y el delantero argentino Mauro Fernández que acaba de sumarse a la plantilla.

El Grupo 4 de la Copa Libertadores se completa con el argentino Vélez Sarsfield y el ecuatoriano Emelec.