El exciclista estadounidense Lance Armstrong ha transmitido a la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) que quiere "ser parte de la solución" y colaborar para "limpiar" el deporte que le dio la fama.

El presidente de la USADA, Travis T. Tygart, aseguró hoy en un comunicado que han estado en contacto con Armstrong y con sus representantes y "entendemos que quiere ser parte de la solución y asistir en los esfuerzos para limpiar el deporte del ciclismo".

Tygart, al que el heptacampeón del Tour de Francia criticó duramente en público antes de confesar el mes pasado que utilizó sustancia dopantes durante su carrera, indicó que han accedido a aceptar la proposición de Armstrong.

Asimismo, añade que le han dado dos semanas para que presente los detalles de su ofrecimiento para mejorar su imagen y la del ciclismo.

En una entrevista televisiva con Oprah Winfrey el pasado enero, Armstrong aceptó la acusación de la USADA de haber participado en un programa sistemático de dopaje, que lo llevó a perder sus logros deportivos, incluyendo sus siete Tours de Francia y la medalla de bronce ganada en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.

Armstrong se arriesga a demandas de patrocinadores, aseguradoras o compañeros de equipo por haber negado durante años las acusaciones sobre el uso de técnicas dopantes.