La edición XLVII del Super Bowl de la NFL se reanudó tras presentarse hoy un apagón, que atrasó el desarrollo del partido entre los Ravens de Baltimore y los 49ers de San Francisco.

La final de la NFL se suspendió por 32 minutos tras la caída del fluido eléctrico en el Superdome de Nueva Orleans, cuando los Ravens aventajaban a los 49ers por 28-6 a los trece minutos del tercer cuarto.