El entrenador del Valencia, Ernesto Valverde, admitió hoy que el centrocampista argentino de su equipo, Éver Banega, llegó tarde al entrenamiento del viernes, aunque no lo hizo en malas condiciones.

Así lo señaló a preguntas de los periodistas, tras las informaciones aparecidas en varios medios de comunicación sobre el estado en el que Banega llegó a trabajar.

"!Por favor¡, no voy a contestar a esa pregunta", indicó Valverde cuando se le preguntó si el futbolista había llegado borracho al entrenamiento.

En este sentido señaló que el jugador le dijo que se había dormido y que estaba bien y que él le había recordado que iba a ser multado. "Si hubiera estado en malas condiciones, no habríamos hablado", agregó.

El entrenador del Valencia no se pronunció sobre si el jugador iba a estar en la lista de convocados para el partido de mañana ante el Barcelona, cuya preparación completará el conjunto valenciano con un entrenamiento vespertino a partir de las seis y media de la tarde.

"Un retraso no excluye de estar en la convocatoria. Hoy veremos si está y mañana veremos si juega", agregó el Valverde, quien señaló que habló con el jugador antes y después del entrenamiento del viernes y que todo lo que ha ocurrido le sorprende.