El ciclista danés Michael Rasmussen, despedido por el Rabobank holandés cuando rozaba el triunfo en el Tour de Francia de 2007, reconoció hoy haberse dopado durante doce años (1998-2010) y anunció su retirada del deporte profesional.

Rasmussen explicó en rueda de prensa que ha contado a las autoridades danesas e internacionales todos los detalles de su experiencia con el dopaje y que ha aceptado una sanción de dos años, pero apeló a un acuerdo de confidencialidad para no dar más detalles por el momento.

El ciclista danés, de 38 años, había sido sancionado dos años por la Unión Ciclista Internacional (UCI) por mentir sobre su paradero antes del Tour 2007, aunque hasta ahora siempre había negado haberse dopado.