Diego López, nuevo portero del Real Madrid, procedente del Sevilla, pasó hoy sin novedad el reconocimiento médico en el Hospital Sanitas-La Moraleja, antes de firmar contrato hasta el 30 de junio de 2017.

Diego López llegó a Madrid a última hora de la mañana, en AVE desde Sevilla, acompañado de su mujer y su hija. Miembros del Real Madrid le esperaban en la estación de Atocha para trasladarlo directamente al hospital donde se sometió a un reconocimiento médico.

El portero gallego, que regresa al Real Madrid cinco años después de su marcha y tras jugar en Villarreal y Sevilla, superó sin ningún problema las diferentes pruebas que se le realizaron. Según informa el club le realizaron análisis de sangre y orina, un electrocardiograma, un ecocardiograma, una resonancia magnética, un estudio radiológico y biomecánico, una exploración clínica en el aparato locomotor y una exploración cardiorrespiratoria.