La número uno del mundo y vigente campeona, la bielorrusa Victoria Azarenka, acabó con las ilusiones de la gran esperanza estadounidense Sloane Stephens, y alcanzó la final del Abierto de Australia al imponerse en la semifinal por 6-1 y 6-4.

La bielorrusa no se dejó sorprender por su adversaria, de 19 años y vigésima quinta del mundo, que protagonizó el miércoles la gran sorpresa del torneo al eliminar a la también norteamericana Serena Williams.

Stephens, que acusó el esfuerzo empleado en el duelo de semifinales ante su compatriota, apenas inquietó a la bielorrusa, que ganó el partido sin contratiempos.

Azarenka, que jugará su segunda final consecutiva en el primer Grand Slam de la temporada, defenderá su título ante la china Na Li, que sorprendió a la rusa Maria Sharapova, segunda favorita, por 6-2 y 6-2.