El mariscal de campo de los Patriots de Nueva Inglaterra, Tom Brady, llamó hoy al profundo de los Ravens de Baltimore, Ed Reed, para pedirle disculpas por la violenta barrida que el hizo el pasado domingo durante el partido de la final de la Conferencia Americana (AFC).

El propio Reed fue el que dio a conocer que Brady se disculpó y volvió a mostrar toda la clase que tiene dentro y fuera del campo.

Reed, en declaraciones a la emisora de radio WJZ-FM, también dijo que el episodio estaba completamente superado y formaba parte de lo que sucede dentro del campo durante un partido.

Hacia el final de la primera mitad del encuentro, Brady se deslizó y levantó la pierna hacia la rodilla de Reed en una jugada que pudo haber causado lesión.

La acción ha generado todo tipo de debates y algunos jugadores de los Ravens, compañeros de Reed, han pedido públicamente que se sancione a Brady, mientras que la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) anunció que revisará la jugada y analizará si hubo intención por parte del 'quarterback' de los Patriots de hacer daño al contrario.

Brady aclaró las cosas con Reed al disculparse personalmente y el jugador de los Ravens no sólo se las aceptó sino que también alabó la "clase" del mariscal de campo estelar de los Patriots.

"Siempre es una motivación especial enfrentarte a jugadores de la clase de Brady y, además, me consta que es una buena persona, por lo que todo está superado", señaló Reed.

La NFL dará a conocer su versión de los hechos en los próximos días, en el sentido de si sanciona o no a Brady, que no pudo ver cumplido su sueño de estar en el sexto Super Bowl como profesional al perder el partido por 13-28 frente a los Ravens, que serán los que el próximo 3 febrero estén en el Mercedes-Benz Superdome, de Nueva Orleans, enfrentándose a los 49ers de San Francisco.