La selección argentina de balonmano no encontró ni el consuelo de un título menor, la Copa Presidente, que se llevó a Argelia (23-29), junto al decimoséptimo puesto del Mundial de España 2013, en un partido en el que la albiceleste exhibió el desánimo que arrastra desde la primera fase.

La Copa Presidente, una especie de reconocimiento al "mejor de los peores", con el que se trata de motivar a las selecciones más modestas, no fue ni un aliciente para los gladiadores.

La albiceleste, que llegó a España con la intención de repetir presencia en octavos de final, no se saca de encima la sensación de fracaso que tiene desde que fuese incapaz de ir más allá del quinto puesto en la ronda preliminar.

Por eso, como le ocurrió la víspera ante Catar, tardó en entrar en juego. Entonces, contó con la inspiración de Matías Schulz para evitar que el rival se distanciase, pero en esta ocasión el meta del Anaitasuna se contagió del pésimo comienzo de sus compañeros.

Argentina tardó más de diez minutos en anotar su primer gol, por medio del pivote del Ademar Gonzalo Carou, y para entonces Argelia ya se había ido en el marcador.

No surtió demasiado efecto el tiempo muerto de Eduardo Gallardo (m.10), ni la rotación de jugadores, porque el subcampeón africano llegó a tener una ventaja de cinco goles (6-11, minuto 20). Fue, sin embargo, el cambio de guardameta y de defensa lo que le acercó al éxito.

Con Leonel Maciel en la portería y una defensa 5-1 más agresiva que atascó el ataque magrebí, llegó hasta tener la posibilidad de empatar antes del descanso, aunque un despiste defensivo en la última jugada de la primera parte, le dejó a dos goles de los argelinos.

Una nueva salida fría, a la vuelta del vestuario, ofreció al conjunto de Salah Buchkriou otra oportunidad para distanciarse en los primeros cinco minutos (10-14). Otro apagón que la albiceleste no lograba solventar ni desde siete metros -tres penaltis fallados-.

Un par de acciones de acertadas de Maciel y un mayor acierto ofensivo parecieron acercar a la albiceleste (15-16), pero sin llegar nunca a culminar la remontada. Y eso en un conjunto con la moral tan frágil como el argentino fue decisivo.

A Argelia no le importaron ni las exclusiones, ni las numerosas oportunidades que dio al rival desde los siete metros. Siguió con una defensa presionante que colapsó el ataque albiceleste y el campeón panamericano claudicó pronto.

No reactivó a los suyos un nuevo tiempo muerto de Gallardo. Incapaz de frenar el festival argelino, al que se sumó el meta Adel Bousmal, los gladiadores tuvieron una triste despedida del torneo, goleados por un rival supuestamente inferior.

HASH(0x9ed6db8)

- Ficha técnica:

23. Argentina (10+13): Schulz; Pizarro (5), Vieyra (1), Sebas Simonet (5, 1 p), Carou (3), Ricobelli, Federico Fernández - equipo inicial - Maciel (ps), Portela, Querín (1), Pablo Simonet (3), Vanstein (4), Juan Pablo Fernández y Schiaffino (1)

29. Argelia (12+17): Kerbouche; Daoud (1), Berkous (5), Riad Chehbour (3), Mokrani (5), Boultif (3), Benali (3) - equipo inicial - Bousmal (ps), Omar Chehbour (7), Boudrali (1), Hamoud (1) y Rahim. Marcador cada cinco minutos: 0-1, 0-3, 3-6, 5-9, 6-11, 10-12 -descanso- 10-14, 12-14, 15-16, 16-22, 17-24, 23-29 (final)

Árbitros: Omar Al-Marzouqi y Mohammad Al-Nuaimi (Emiratos Árabes). Excluyeron al argentino Portela (2) y a los argelinos Omar Chehbour (3), Hamoud, Mokrani (2), Riad Chehbour, Berkous.

Incidencias: Final de la Copa Presidente del Mundial de España 2013 disputado en el Palacio Multiusos de Guadalajara ante unos mil espectadores.