El serbio Novak Djokovic, defensor del título, sobrevivió a su primera prueba de fuego en Melbourne al derrotar hoy al suizo Stanislas Wawrinka por 1-6, 7-5, 6-4, 6-7 (5) y 12-10 para colocarse en los cuartos de final del Abierto de Australia.

El número uno del mundo se impuso en el último duelo de la jornada, esta madrugada australiana después de cinco horas y un minuto, en el mejor partido del torneo hasta ahora, a la tercera bola de partido, y después de superar tres puntos de rotura en el noveno juego del último parcial.

Los dos jugadores acabaron tocados físicamente, Wawrinka recibiendo masajes en las piernas en cada cambio de pista y Djokovic estirando las lumbares y los isquiotibiales para suavizar el enfrentamiento más duro en este torneo.

El serbio se enfrentará en cuartos con el checo Tomas Berdych, quinto favorito, que igualó por tercera vez su mejor marca en este grande, al vencer al sudafricano Kevin Anderson por 6-3, 6-2 y 7-6 (13).