El colombiano Deportivo Cali encerró y dejó sin goles en el partido amistoso contra el Barcelona guayaquileño en su "Noche Amarilla", en la que presentó sus refuerzos para el campeonato ecuatoriano, Copa Libertadores y Copa Sudamericana.

El partido disputado ante unos 60.000 aficionados tuvo fricciones, toque rápido y en el que Deportivo Cali exigió al Barcelona, que aun le falta mejorar la conexión entre centrocampistas y delanteros.

El partido lo dominaron los "azucareros", como también se conoce al Deportivo Cali, con fútbol rápido por las bandas, remates de media distancia y un cerrojo defensivo que los barcelonistas no lograron cifrar para hacer caer la portería de Faryd Mondragón.

La primera opción de gol barcelonista clara fue desperdiciada por el argentino Gonzalo Castillejos que cabeceó débil a las manos del portero Mondragón, en el minuto 16.

Mientras Deportivo Cali en contragolpe y pase en profundidad desnudó a la defensa local dejando en mano a mano a Edixon Perea, quien remató cerca del vencido portero Maximo Banguera.

El primer tiempo curiosamente finalizó por mutuo acuerdo entre los futbolistas tras un apagón en el estadio Isidro Romero Carbo de Guayaquil.

Para el segundo tiempo el encuentro se tornó atípico, truncado en el medio campo y con jugadas poco claras de ambos equipos.

Este partido amistoso sirvió para que Barcelona presente a sus cuatro refuerzos extranjeros: los argentinos Gonzalo Castillejos, Nciolás Olmedo, Daimián Díaz y Ariel Nahuelpan, además de los refuerzos nacionales.

Barcelona debutará contra Deportivo Quevedo en el campeonato ecuatoriano el 26 de enero, y en Copa Libertadores ante Nacional de Uruguay el 12 de febrero.