Las selecciones de Francia y Dinamarca, dos de las máximas favoritas para alzarse con el título, volvieron a demostrar su superioridad y sumaron su cuarto triunfo consecutivo en el Mundial, en una jornada en la que Brasil convulsionó el grupo A, tras vencer a Túnez, hasta ahora la gran sensación del campeonato.

Un triunfo, que deja a los sudamericanos a las puertas de los octavos de final, en los que hoy se aseguró una plaza Alemania, tras derrotar por 29-21 a Montenegro, que encadenó una nueva decepción en un Mundial, en el que los balcánicos ya no tienen ninguna opción de acceder a la siguiente fase.

Todo lo contrario que Macedonia y Rusia que ya tienen un puesto entre los dieciséis mejores tras empatar 29-29, en un encuentro en el que los rusos, lastrados por la tercera exclusión de Alexey Rastvortsev, dejaron escapar la renta de dos goles con la que llegaron al último minuto y medio de juego.

Mucho antes quedó resuelto el partido que enfrentó en Sevilla a Dinamarca, la vigente campeona de Europa, con Islandia, que sucumbió (28-36) ante el trepidante juego de los daneses, que volvieron a tener en los extremos Anders Eggert y Hans Lindberg, autores de siete tantos cada uno, dos auténticos estiletes.

La misma cifra que firmó el lateral Mikkel Hansen, que según se acercan los octavos de final parece ir afinando su juego, lo mismo que el francés Nikola Karabatic, que no falló ni uno solo de los cinco lanzamientos que intentó ante Argentina, que cayó por un contundente 23-25 ante los franceses.

Victoria en la que fue determinante el portero Thierry Omeyer, que cerró el primer tiempo con un espectacular sesenta y ocho por ciento de paradas, tras conceder tan sólo seis goles (6-19) a los argentinos, que se jugarán su pase a los octavos de final el próximo viernes con Túnez.

Una selección tunecina que no tardó en acusar la baja del lesionado Amine Bannour y cayó hoy de manera inesperada por 27-22 ante Brasil, que encontró en su excelente defensa el camino para doblegar a la hasta hoy gran sensación del campeonato.

Trabajo defensivo que acabó por desesperar a los campeones de África, en especial al "cañonero" Wael Jallouz, próximo jugador del todopoderoso Kiel alemán, que cerró el encuentro sin anotar ni un solo tanto.

Circunstancia que no desaprovecho Brasil, vigente subcampeona panamericana, para decantar definitivamente el encuentro a su favor en la segunda mitad, en la que los goles del extremo Felipe Borges y, sobre todo, del lateral Fernando José Pacheco permitieron a los brasileños sumar un triunfo que les acerca a los octavos de final.

Para ello, los pupilos del español Jordi Ribera deberán vencer el próximo viernes a Montenegro, una de las decepciones de campeonato, que sumó su cuarta derrota, tras perder por 29-21 ante Alemania, que se tomó la revancha de la derrota (27-31) encajada ante los balcánicos el pasado mes de noviembre en la fase de clasificación para el Europeo de Dinamarca 2014.

Igualmente cuenta todos sus partidos por derrotas, la selección chilena, a la que ni los siete goles de Rodrigo Salinas, de nuevo el más efectivo del conjunto andino, le bastó para superar a Catar, que aún sueña con la clasificación tras vencer hoy por 23-31 al equipo chileno.

Javier Villanueva