El norirlandés Rory McIlroy, de 23 años y mejor golfista del planeta, y la multinacional Nike escogieron Abu Dabi, en los Emiratos Árabes, para escenificar hoy, lunes, su acuerdo para los próximos 10 años, hasta 2023.

La noticia no fue sorpresa en modo alguno, ni tampoco el lugar escogido. Durante semanas han circulado por las redacciones de medio mundo tanto el fichaje de McIlroy por la empresa de Oregón como el lugar donde se le daría luz pública.

McIlroy se une de este modo al grupo de deportistas de elite que patrocina esta compañía estadounidense, entre ellos Tiger Woods, el segundo mejor golfista del planeta, el suizo Roger Federer o el futbolista inglés del Manchester United Wayne Rooney.

Precisamente, estas tres estrellas del deporte dieron la bienvenida por vídeo grabado al joven norirlandés, el mejor golfista de 2012 en Europa y Estados Unidos, en el acto multitudinario celebrado a la caída de la tarde en Abu Dabi.

Allí, en el Golfo Pérsico, McIlroy estrenará el jueves su campaña 2013, en el torneo del 'European Tour'. Para el jugador norirlandés comienza también una nueva era. Se adentra en un nuevo episodio como golfista contratado por Nike, de cuya cuantía económica solo se conocen detalles no oficiales (cerca de 200 millones de dólares, 150 millones de euros).

En el Hotel Fairmont de Abu Dabi decenas de periodistas y cámaras de televisión aguardaban la aparición del mejor golfista del momento. La compañía estadounidense los había convocado en una gala extraordinaria.

McIlroy subió al escenario. Se sentó en una banqueta alta, junto a la introductora del acto, vestido de pies a cabeza con su nuevo atuendo. Gorra blanca y cortavientos de tonos grises, pantalón vaquero y zapatillas deportivas, un modelo que conjugó un aspecto juvenil a la vez que elegante.

"Elegí a Nike por una serie de razones", dijo McIlroy. "Es una empresa y una marca que realmente va conmigo. Es joven, atlética e innovadora. Se han comprometido a ser la mejor, como hice yo. Esta firma es otro paso para vivir mi gran sueño", apuntó en la ceremonia.

McIlroy, muy versado pese a sus 23 años en comparecencias multitudinarias, apretaba las manos, se acomodaba una y otra vez sobre la estrecha banqueta y tardó minutos en soltar su primera sonrisa.

El norirlandés comienza otro episodio en su vida, quizá el más intenso, al menos hasta cumplir los 33 años.

McIlroy llevará equipación completa de esta compañía, así como la bolsa, bola, palos y hasta el 'putter'. Este casi monopolio desplazó de la manga del polo al propio Banco de Santander, que continúa como patrocinador, aunque su logotipo y nombre aparecen ahora en el frontal de la bolsa de palos y no en la manga de la camiseta.

En el Campeonato de Abu Dabi que comenzará el jueves, McIlroy compartirá partido inicial junto a Tiger Woods y el español José María Olazábal. Con su primer golpe, desde el 'tee' del hoyo uno, dará comienzo un nuevo trayecto para McIlroy, el golfista llamado a asumir la hegemonía que Tiger, con 37 años, se resiste aún a entregar.