El británico Andy Murray, tercer cabeza de serie, no se dejó sorprender y logró su clasificación para la segunda ronda del Abierto de Australia de tenis, primer Grand Slam de la temporada, tras vencer al holandés Robin Haase.

Murray se impuso a Haase por 6-3, 6-1 y 6-3 en una hora y 37 minutos de un duelo dominado con solvencia por el jugador escocés, que se anotó un total de 85 golpes ganadores y tan solo cometió 20 errores no forzados por 35 de su rival de turno.

Andy Murray demostró que atraviesa un gran momento de forma, algo que tendrá ocasión de volver a demostrar cuando se mida en segunda ronda al vencedor del partido que deben jugar el portugués Joao Sousa y el australiano John Patrick Smith.