La brillantez del mariscal de campo Colin Kaepernick y el acierto del pateador Justin Tucker fueron las claves que permitieron a los 49ers de San Francisco y los Ravens de Baltimore conseguir su pase a las respectivas finales de la Conferencia Nacional (NFC) y de la Americana (AFC).

Las victorias de los 49ers y los Ravens les permiten estar a sólo un triunfo más de llegar al deseado partido de la cuadragésima séptima edición del Super Bowl de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Los espectadores que llenaron el "Candlestick Park", de San Francisco, presenciaron como Kaepernick impuso su clase ante el veterano mariscal de campo Aaron Rodgers, y conseguía marca de liga en el triunfo de los 49ers por 45-31 sobre los Packers de Green Bay

Kaepernick corrió para 181 yardas, una nueva marca para un quarterback en partido de fase final, y lanzó dos pases de "touchdown" que aseguraron la victoria de los 49ers.

El triunfo les permite enfrentar en la final por el título de la NFC a los ganadores del partido entre los Seahawks de Seattle y los Falcones de Atlanta, que se enfrentan hoy, domingo.

El duelo dejó a Kaepernick como el gran protagonista, quien a pesar de jugar por primera vez una fase final, superó al experimentado Rodgers, ganador de una anillo de Super Bowl y premio de Jugador Más Valioso (MVP).

Kaepernick corrió para anotaciones de 20 yardas en el primer cuarto, y 56 en el tercero, y superó la marca de 119 yardas logradas por el mariscal de campo Michael Vick en un partido de fase final.

El "quarterback" de los 49ers hizo conexión dos veces con su receptor abierto Michael Crabtree con pases de 12 y 20 yardas, ambos en el segundo cuarto, para sendas anotaciones, que también lo convirtieron en factor ganador y destacado en el ataque arrollador del equipo de San Francisco.

También el corredor estelar Frank Gore tuvo protagonismo en el ataque por tierra al completar 23 acarreos y avanzar 119 yardas, con una anotación que fue de dos yardas y sentenció el marcador a favor de los 49ers con parcial de 38-24.

Kaepernick concluyó el partido con 17 pases completados de 31 para ganancia de 263 yardas, hizo dos envíos de anotación, le interceptaron un balón y dejó en 91,2 su índice pasador, comparado al de 91,5 que consiguió Rodgers.

Rodgers completó 26 de 39 envíos para 257 yardas, hizo dos pases de "touchdown" y también le interceptaron un balón.

Tucker fue el que se vistió de héroe con los Ravens al anotar un gol de campo de 47 yardas cuando se jugaba el 1:42 minuto de la segunda prórroga y decidió la victoria a domicilio por 35-38 de los Ravens ante los Broncos de Denver, que les dio el boleto a estar en la final de la AFC.

El triunfo permite a los Ravens esperar al rival del ganador que salga del segundo partido de la ronda divisional que van a disputar los Patriots de Nueva Inglaterra contra los Texans de Houston, en Foxborough (Massachusetts).

Los Ravens tendrán que seguir como equipo visitante ante cualquiera de los dos equipos, por lo que su estrella de la línea defensiva, el apoyador Ray Lewis amplía por lo menos un partido más su carrera dentro de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Los Ravens (12-6), que jugaran su tercera final de la AFC en los últimos cinco años, segunda consecutiva, obligaron a la prórroga con un pase de 70 yardas que envió el mariscal de campo Joe Flacco a su receptor abierto Jacoby Jones cuando restaban 31 segundos para el final del tiempo reglamentario.

Por los Ravens, Flacco completó 18 de 34 pases para ganancia de 331 yardas, con tres envíos de "touchdown", no le interceptaron ningún balón y dejó en 116,2 su índice pasador, en comparación con el 88,3 que logró el legendario Peyton Manning, de los Broncos.

Mientras que en corredor estelar de los Ravens, Ray Rice, también fue decisivo en la ofensiva del equipo al completar 30 acarreos que le dieron un avance por tierra de 131 yardas y consiguió un "touchdown" de una yarda que puso el empate a 28-28 en el marcador.

Manning, que se presenta como aspirante al premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la NFL, no pudo lograr el sueño de seguir en la lucha por llegar a la edición 47 del Super Bowl, que este año se va a disputar en Nueva Orleans, la ciudad que le vio nacer.

Manning, de 37 años de edad, buscaba conseguir su tercer viaje al Super Bowl, después de haberlo hecho dos veces con los Colts de Indianápolis y ganarlo en una ocasión.

El veterano mariscal de campo completó 28 de 43 envíos para ganancia de 290 yardas, hizo tres pases de anotación y le interceptaron dos, lo que confirmó que el jugar bajo temperaturas gélidas no favorece su labor.