Las selecciones de Francia, Dinamarca y Croacia, las máximas favoritas junto a España para alzarse con el título, no fallaron y saldaron, al igual que hicieron los anfitriones el viernes ante Argelia, con un triunfo su debut en el Campeonato del Mundo de España 2013.

Dos puntos con los que también se saldó el estreno de Argentina, que volvió a evidenciar su continua progresión, tras imponerse por 28-26 a Montenegro en una primera jornada, en la que Brasil y Chile, los otros dos representantes sudamericanos cayeron ante Alemania (33-23) y Macedonia (30-28).

Un triunfo, que tal y como se preveía, fue un mero tramite para la selección croata, que apenas necesitó un mínimo de intensidad para golear (36-13) a la débil Australia y arrebatar el liderato del grupo D a España, que venció por 27-14 a Argelia en el encuentro inaugural.

Clasificación en la que figura igualado a puntos con croatas y españoles el conjunto de Hungría, que acabó con las expectativas que había suscitado Egipto durante la fase de preparación, con una clara victoria (32-23) sobre los africanos, gracias al excelente trabajo del central Gabor Csaszar y, sobre todo, del portero Roland Mikler, que concluyó el primer período con un 63 por ciento de paradas.

Muchos más problemas tuvo Francia para solventar su debut mundialista ante Túnez, que puso a los de Claude Onesta contra las cuerdas, como reflejan los dos goles (23-25) de ventaja con los que el campeón africano entró en los últimos ocho minutos de juego.

Un tiempo en el que el todopoderoso conjunto francés, que busca en España convertirse en el primer equipo en lograr un quinto título mundial, dio muestras de su inmenso potencial, liderado por un Xavier Barachet, que anotó dos de los cinco goles consecutivos con los que Francia logró dar la vuelta (28-25) al marcador.

Aunque el encargado de poner la puntilla al correoso equipo tunecino Daniel Narcisse, elegido mejor jugador del Mundo en el año 2012, que con un preciso disparo estableció el definitivo (30-27) con el que los campeones olímpicos saldaron su estreno en la competición.

Protagonismo que recayó en la victoria (28-26) de Argentina sobre Montenegro, verdugo de Suecia en las eliminatorias de clasificación, en el central Diego Simonet, que firmó tres de los últimos cuatro goles de la albiceleste, que perdía por 24-25 a ocho minutos para la conclusión.

Una victoria que permite a los sudamericanos igualar a puntos en la clasificación del grupo A con franceses y alemanes, que liderados por un efectivo Steffan Weinhold, uno de los máximos exponentes de la renovada selección germana, vencieron por 33-23 a Brasil, que sólo pudo aguantar el ritmo de los teutones en el primer tiempo.

Tal y como ocurrió en el debut mundialista de Dinamarca, la vigente campeona de Europa, que tan sólo tuvo oposición de la sorprendente Catar en el primer tiempo, antes de sellar por un contundente 41-27 su primera victoria en el torneo, en un partido en el que los nórdicos ni tan siquiera necesitaron el concurso de su gran estrella, el lateral Mikkel Hansen.

Victoria que permite a los daneses el liderar, aunque igualada a puntos, el grupo B con sede en Sevilla, por delante de Rusia, que demostró que de la mano de Kulechov está dispuesta a reverdecer viejos laureles, y se impuso hoy por 25-30 a Islandia, y Macedonia que derrotó por 30-28 a Chile, que de la mano de Rodrigo Salinas a punto estuvo de protagonizar la sorpresa.

Sorpresas que tampoco se produjeron en el grupo C, donde Eslovenia y Serbia se impusieron cómodamente a Arabia Saudí (32-22) y Corea del Sur (31-22) respectivamente, mientras que Polonia, la gran tapada de este campeonato, tuvo, como era previsible, más problemas par vencer por 24-22 a Bielorrusia, a la que no le bastaron los nueve goles de Siarhei Rutenka para estrenar su casillero de puntos.

Javier Villanueva