El Comité de Tokio 2020 presentó hoy en la capital de Japón un proyecto "compacto" para albergar en el corazón de la ciudad los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, a cuya organización aspiran también Madrid y Estambul.

Con un plan heredado de su candidatura para los JJOO de 2016, Tokio reveló un dossier en el que plantea unos Juegos físicamente muy centralizados que "impregnen" la ciudad.

"Hemos aprendido del fracaso cosechado cuando nos presentamos en 2016", aseguró durante la presentación del dossier olímpico, realizada en la sede del Gobierno Metropolitano de Tokio, el presidente del comité de Tokio 2020 y del Comité Olímpico Japonés (COJ), Tsunekazu Takeda.

El proyecto se basa en organizar los "Juegos más compactos de la historia" en los que la mayoría de las sedes de las distintas pruebas deportivas estarían situadas en un radio de apenas 8 kilómetros en torno a la Villa Olímpica y Paralímpica.

Se espera que estos complejos residenciales para los deportistas, cuya construcción está prevista sobre la isla artificial de Harumi, constituyan un nexo que comunique la zona patrimonial de la ciudad con la zona de la bahía.

El proyecto también contempla que la principal y nutrida oferta de alojamiento se concentrará dentro de ese radio de 8 kilómetros, y propone unos Juegos cubiertos en su mayor parte por una de las mayores y más eficientes redes de transporte público del mundo.

Tokio 2020 supondría un impacto físico y medioambiental reducido, según el comité de la candidatura, ya que emplearía en gran medida las instalaciones levantadas para los JJOO de 1964, las cuales tiene previsto acondicionar para la cita.

En ese sentido, una de las principales novedades con respecto a la anterior candidatura es que está previsto que el Estadio Olímpico quedé completamente restaurado para 2018 de la mano de la arquitecta Zaha Hadid, que planea crear una estructura grandilocuente con cubierta retráctil y capacidad para 80.000 personas.

Por otra parte, los principales responsables del comité de la candidatura nombraron hoy al nuevo primer ministro japonés, Shinzo Abe, que reafirmó el apoyo de su Gobierno para el proyecto olímpico, asesor extraordinario de Tokio 2020.

Tras el nombramiento, Abe dijo estar "dispuesto a participar, tanto en la visita de la Comisión de Evaluación del COI, en marzo, así como en la elección final de la ciudad anfitriona por parte del COI en septiembre en Buenos Aires".