El argentino Leo Messi, un habitual en las últimas ediciones, el seleccionador español Vicente del Bosque y la Liga española, fueron reconocidos como los reyes futbolísticos del pasado año, aclamados en Zúrich, en la Gala de la FIFA, después de computar las votaciones de capitanes, entrenadores y representantes de los medios de comunicación internacionales.

A grandes rasgos, el acto del Kongresshaus careció de sorpresas. Si acaso resultó inesperada la designación del mejor gol del año. En manos del eslovaco Miroslav Stoch, de menor repercusión que el colombiano del Atlético Madrid Radamel Falcao y el brasileño Neymar.

El mundo del fútbol, por lo demás, se inclinó al absolutismo de Messi y al recorrido de Del Bosque. Sin saltarse el guión el seleccionador de España, campeón de Europa y del Mundo, hizo un canto a la deportividad y a las buenas maneras en el fútbol. Su mensaje fue asumido. Y especialmente reconocido por el presidente de la FIFA, Joseph Blatter.

Zúrich, plagado de dirigentes, futbolistas y técnicos, giró su mirada a España, la gran vencedora de la gala del Balón de Oro. Casi todo tuvo sabor español en la ciudad suiza. Sin duda y sobre todo los premios mayores.

A Messi, Iniesta y Cristiano Ronaldo, a Vicente Del Bosque, Jose Mourinho y Pep Guardiola y se unió la masiva representación del mejor once del mundo en el 2012. Todos forman parte de la Liga BBVA, en España. Cinco jugadores del Barcelona (Messi, Iniesta, Xavi Hernández, Daniel Alves y Gerard Piqué), otros tantos del Real Madrid (Cristiano Ronaldo, Iker Casillas, Sergio Ramos, Marcelo y Xabi Alonso) y uno del Atlético Madrid (Radamel Falcao).

Messi volvió a acaparar los merecimientos. Sus números son más poderosos que los éxitos de su club. En una campaña de premios menores para el Barcelona, el argentino ha vuelto a sobresalir con cifras brutales.

El primer jugador de la historia en ganar cuatro balones de Oro, además consecutivos, a sus 25 años, Messi ha cerrado 2012 con un total de 90 goles marcados. Asimismo, ha sido el máximo goleador de la Liga de Campeones con 14 tantos.

De nuevo en acción, lidera el Barcelona de Tito Vilanova, líder de la Liga, invicto, con récord de puntos.

Los guarismos del argentino y su eterna progresión han vuelto a estar por encima de los reclamos de Cristiano Ronaldo, que demandó el reconocimiento amparado en el buen papel de su equipo, el Real Madrid. Cuenta el luso también con méritos. Pero la sobra de Messi no cesa nunca.

Lionel Messi acaparó el 41.60 % de los votos. Ronaldo fue segundo (23.68 %) e Andrés Iniesta, tercero (10.91 %).

Vicente Del Bosque reflejó el reconocimiento al fútbol español. A la selección. A sus éxitos. A la dictadura impuesta en los últimos grandes acontecimientos. El hombre tranquilo ha sabido situar a la Roja en la cima del concierto futbolístico con una nueva Eurocopa, en el 2012 y el Mundial de Sudáfrica 2010.

El seleccionador fue más valorado que el portugués del Real Madrid Jose Mourinho, ausente en la gala. Del Bosque obtuvo el 34,51 por ciento de los votos. Mourinho el 20,49 y el ex preparador del Barcelona Pep Guardiola el 12,91.

En cuanto al resto de galardones, la estadounidense Abby Wambach, campeona olímpica en Londres 2012 logró el Balón de Oro a la mejor jugadora mundial. La entrenadora de la selección nacional sueca Pia Sundhage (ex seleccionadora de Estados Unidos) fue distinguida como la mejor técnico de fútbol femenino.

El Premio Fair Play de la FIFA se concedió a la Federación de Fútbol de Uzbekistán (UFF) por demostrar al mundo que la deportividad y la competición no se excluyen y Franz Beckenbauer fue reconocido con el premio a la Distinción Presidencial.