El entrenador del Chelsea, el español Rafael Benítez, consideró hoy después de perder la final del Mundial de Clubes ante el Corinthians (1-0) que el portero del equipo brasileño, Cassio, había sido "el jugador del partido" y eso les había impedido aprovechar sus ocasiones.

"El rival era difícil, agresivo, con mucha intensidad, y a pesar de eso hemos tenido cuatro claras ocasiones. Su portero ha sido el jugador del partido y eso indica lo que hemos vivido nosotros", dijo a Efe al término del encuentro.

"Ante un equipo muy sólido hemos creado ocasiones como para hacer gol, no las hemos aprovechado y ellos han marcado en su ocasión, porque, si analizas el partido, nuestro portero no ha hecho paradas. Cuando estás en una final, esos pequeños detalles marcan la diferencia", destacó.

A juicio de Benítez, el Chelsea mostró hoy "muy buenas cosas".

"Sabíamos que ellos trabajan lo táctico y son muy agresivos, que había que jugar buscando la espalda de sus defensas, moviendo el balón de lado a lado con cambios de orientación largos. Lo hemos hecho, y la lástima es que su portero ha estado muy bien", dijo.

El entrenador español restó importancia a la presión que pudo ejercer sobre su equipo la ruidosa afición del Corinthians.

"Estamos acostumbrados a finales y a partidos fuera de casa, pero el otro equipo es bueno y ha aprovechado sus ocasiones", insistió.

Como balance del torneo, Benítez apuntó que su equipo "jugó bien contra Monterrey y hoy ha mostrado cierto carácter y tenido ocasiones, algo que contra un buen equipo no es fácil, y en una final menos".

"Todavía hay que ir evolucionando y mejorar, pero hay bastantes cosas positivas", indicó.