El partido de la final de la Copa Sudamericana entre el Sao Paulo y el Tigre fue dado por concluido hoy antes de comenzar el segundo tiempo por el árbitro chileno Enrique Osses debido a la negativa de los jugadores del equipo argentino a salir a la cancha al alegar falta de garantías.

Osses dio por terminado el encuentro tras fallidos esfuerzos para convencer a la plantilla de Tigre a salir al césped.

Con esa situación los jugadores del Sao Paulo celebran el título del torneo tras haber terminado el primer tiempo en ventaja de 2-0.

Los jugadores del Tigre alegaron que fueron agredidos por el personal de seguridad del Sao Paulo al terminar el primer tiempo, que concluyó con un amago de pelea y la victoria parcial del Sao Paulo.

Tras esperar en vano durante varios minutos que el plantel aregntino retornara a la cancha del estadio Morumbi, el árbitro dio por terminado el partido.