La mexicana María del Rosario Espinoza no se amilanó por un tropiezo inicial y regresó con renovados bríos para alzarse con el bronce de la división de más de 67 kilos del taekwondo de los Juegos de Londres.

Espinoza, medallista de oro en los Juegos de Beijing 2008, doblegó 4-2 en el combate por el bronce a la cubana Glenhis Hernández, quien venía de perder 4-0 ante la francesa Anne-Caroline Graffe en semifinales.

"Afortunadamente salimos adelante con lo que fue el combate, era muy difícil conseguir el bronce con la cubana, ella fue una de las fuertes aquí", dijo Espinoza. "Pero al final salimos victoriosos de ese combate y nos quedamos con la medalla de bronce".

"Sabía que todo podía pasar en los combates desde el primero, no nos salieron bien las cosas en el segundo combate donde me ganó la chica de serbia, ganó con la patada polémica. Pero bueno, no me amargué, pasé la página y gané las dos siguientes combates".

En cuartos de final, la serbia Malica Mandic derrotó 6-4 a la mexicana, que se quejó que a su oponente le otorgaran tres decisivos puntos en el tercer round por un patada a la cabeza que, según Espinoza, no la tocó.

"Insisto en que no sentí que me haya tocado el casco, se apeló al vídeo y, bueno, ya esto es historia", agregó.

Espinoza expresó su deseo de competir en los Juegos de Río de Janeiro 2016.

"Esa es mi meta. Ahora ya descanso todo el año, se acabaron mis competencias por lo que resta del año. Descanso mi cuerpo y mi mente y comienzo el próximo año con el ciclo para Río", añadió.

La presea de oro fue de la serbia Mandic, quien derrotó en la final 9-7 a la francesa Graffe.