El debut del Manchester United en la bolsa de Nueva York fue decepcionante, aun después de lanzar su oferta inicial a un precio de descuento, ya que el entusiasmo por el famoso club se vio desbordado por su fuerte deuda y dificultades financieras.

Muchos anticipaban que los fanáticos del club más famoso del mundo comprarían acciones a granel, pero eso no ocurrió. Algunos analistas habían advertido que la oferta pública inicial estaba sobrevalorada, particularmente por las deudas del club y por el hecho de que la familia propietaria, los Glazer, retenían control de votos casi total.

"Hubo mucho cacareo pero pocos huevos", comentó John Fitzgibbon, fundador de IPOScoop.com.

Las acciones del Manchester United se mantuvieron en 14 dólares al promediar la jornada en la bolsa de Nueva York, el nivel al que fueron cotizadas el jueves por la noche.

Se anticipaba que acciones, negociadas con el símbolo MANU, se venderían entre 16 y 20 dólares.

El precio de 14 dólares por acción todavía valoraba el club en 2.300 millones de dólares, poco más del récord de 2.000 millones que se pagaron por el equipo de béisbol Dodgers de Los Angeles este año.

El club inglés de fútbol, de 134 años, espera recibir 110,3 millones de dólares por su ofrecimiento de 8,3 millones de acciones. La familia Glazer, propietaria del equipo, vende otros 8,3 millones de acciones por separado.

La adquisición hostil por parte de los Glazer en el 2005 fue valuada en 1.470 millones de dólares, suma en gran parte tomada prestada. Manchester United tenía 666 millones de dólares en deudas al 31 de marzo. No tenía deudas cuando lo adquirió la familia Glazer en el 2005.

Los Glazer son la familia estadounidense propietaria de los Buccaneers de Tampa Bay.