José Manuel Calderón metió cuatro triples en la segunda mitad y encaminó al viernes a España a la final del básquetbol masculino de los Juegos Olímpicos con una victoria sobre Rusia 67-59.

Los españoles revirtieron papeles con respecto al duelo contra los rusos en la fase de grupos, en el que dejaron ir una amplia ventaja al inicio y acabaron con una derrota. Esta vez remontaron un déficit de 11 puntos tras el descanso.

"Sabíamos que era un partido de 40 minutos y habíamos metido sólo 20 puntos en la primera parte, algo increíble", dijo Calderón. "En el tercer cuarto tiré con más tranquilidad porque en la primera parte estaba más precipitado.

Calderón terminó con 14 puntos, mientras que Pau Gasol acumuló 16 tantos con 12 rebotes recuperados. Tras ganar la medalla de plata en Beijing 2008, España repite en la final olímpica, a la espera del ganador entre Estados Unidos y Argentina.

"Nosotros ahoras queremos ganar el oro, que es algo que nos falta, pero ya sea Argentina o Estados Unidos va a ser sufrir", agregó Calderón. "Esperamos una guerra".

Sasha Kaun anotó 14 puntos, mientras que Andrei Kirilenko y Anton Ponkrashov aportaron 10 cada uno para Rusia, que en su tercera participación olímpica como nación independiente peleará por un bronce el domingo.

Los rusos, que tuvieron que ir a un repechaje a Venezuela para ganar su lugar en Londres 2012, fueron octavos en Sydney 2000 y hace cuatro años en Beijing fueron eliminados en la fase de grupos.

En el primer período, España salió sin puntería y apenas embocó tres tiros de campo de los 14 que tomó.

Los problemas ofensivos de los españoles persistieron en el segundo cuarto, y los rusos se fueron al descanso al frente 31-20. La efectividad de España en sus tiros al aro fue de apenas 21%.

"Teníamos mucha ansiedad, muchos deseos, pero ese puede ser un problema si empiezas a precipitarte y nosotros lo hicimos", dijo el entrenador de España, Sergio Scariolo. "Para el tercer cuarto salimos a hacer un partido más paciente, subimos la intensidad defensiva y por fin empezaron a entrar los triples para soltar el plomo de la espalda".

La artillería española despertó en el tercer cuarto donde consiguieron encestar el 50% de sus tiros de campo y con una ráfaga de cuatro triples, empataron el partido 46-46.

Con poco más de siete minutos por jugar, Calderón clavó otro triple para darle a España su primera ventaja desde el inicio del partido y luego selló una andanada 12-1 con su cuarto acierto de tres para despegarles definitivamente.

"Pese a las críticas de la gente estamos de vuelta en una final otra vez, no hay que tener dudas de este equipo", dijo el capitán Juan Carlos Navarro. "No se sabe si es Estados Unidos, pero si son ellos debemos hacer muchas cosas bien, cosa que no es fácil pero lo intentaremos".