Qué importa el récord mundial, de todas formas era suyo. Usain Bolt no pudo resistir la tentación de posar para las cámaras al cruzar la meta y ganar el jueves los 200 metros en los Juegos Olímpicos de Londres.

El astro jamaiquino se convirtió en el primer hombre que repite los títulos de los 100 y 200 metros al dominar con tiempo de 19.32 segundos, apenas dos centésimas por encima de la marca olímpica que fijó hace cuatro años en Beijing y a 13 centésimas de su récord mundial.

"A esto vine. Ahora soy una leyenda. El atleta más grande de la historia. Ya no me queda nada que demostrar", afirmó Bolt.

Agregó que su tiempo "fue lo suficientemente rápido, pero no estaba en las condiciones adecuadas" para romper el récord mundial. En declaraciones a la BBC dijo que saliendo de la curva sintió una molestia en la espalda y no quiso forzar las cosas.

El caribeño ha ganado las cinco finales olímpicas que lleva corridas y puede apuntarse una sexta el sábado, en el relevo corto, prueba en la que también se llevó el oro en Beijing.

"Ahora a concentrarse en la 4x100. A divertirse y tratar de dar lo mejor", expresó.

Bolt le sacó una amplia ventaja a su principal oponente, su compatriota Yohan Blake, y parecía encaminado a fijar un nuevo récord, pero el "Rayo" bajó la velocidad en los metros finales mientras se llevaba el dedo índice a los labios y miraba hacia un costado, haciendo un gesto como para silenciar al público, o los críticos.

Luego hizo lagartijas y besó la pista del Estadio Olímpico, se arropó con la bandera de Jamaica y hasta tomó prestada la cámara de un fotógrafo para tomarle unas cuantas fotos a Blake.

Típico Bolt, incapaz de resistirse a dar espectáculo.

"El tipo es de otro planeta", señaló el estadounidense Wallace Spearmon, que terminó en un distante cuarto lugar.

Blake entró segundo en 19.44 y Warren Weir fue tercero con 19.84, para completar un increíble 1-2-3 de Jamaica.

Bolt llegó a Londres con la sombra de varias actuaciones decepcionantes, al menos para su nivel, y tras perder ante Blake en los 100 y 200 metros del preolímpico de Jamaica.

Ahora puede llegar a seis medallas de oro en dos olimpiadas si gana el relevo corto con sus compañeros de Jamaica, para el que son amplios favoritos.

La actuación de Bolt relegó a un segundo plano otro logro espectacular: el keniano David Rudisha quebró el récord mundial de los 800 metros al cronometrar 1:40.91.

Rudisha había prometido romper el récord mundial, y lo cumplió, rebanándole 10 centésimas a la marca que fijó en 2010.

"Es el mejor corredor" en la historia de los 800, dijo Timothy Kitum, compañero de Rudisha que se quedó con el bronce. "Me dijo que iba a romper el récord mundial. Es el mejor".

En las otras finales, el estadounidense Ashton Eaton ganó el oro en el decatlón y su compatriota Christian Taylor se impuso en el salto triple. La checa Barbora Spotakova revalidó su título olímpico en la javalina de mujeres.

El cubano Leonel Suárez, por su parte, se llevó un bronce en el decatlón, que se suma a la plata que obtuvo su compatriota Yarisley Silva el lunes en el salto con pértiga femenino.