Aliya Mustafina dio por fin una medalla de oro a Rusia en la gimnasia, al imponerse el lunes en la competencia de las barras asimétricas en los Juegos Olímpicos de Londres, durante una jornada que deparó además un campeonato sorprendente para un latinoamericano y una ilusión no cristalizada para otro.

Apenas 18 meses después de que una lesión grave de rodilla puso en duda su participación en Londres 2012, Mustafina se ganó el corazón del público y de los jueces. Así, la campeona mundial de 2010 completó el juego de medallas, tras conseguir la plata en la modalidad por equipos y el bronce en el concurso completo individual.

Mustafina no podía apartar los ojos de la pizarra electrónica, luego que se revelaron los resultados definitivos. Era evidente su orgullo.

La china He Kexin se quedó con la presea plateada y la británica Beth Tweedle consiguió al fin subir a un podio olímpico, al hacerse del bronce.

Tweedle fue la inspiración del renacimiento de la gimnasia en Gran Bretaña. En 2008 se quedó a un paso de la medalla de bronce y llegó a considerar el retiro. El lunes, cuando vio su ubicación definitiva, el público en la O2 Arena gritó tan fuerte que hizo creer que la gimnasta había conquistado el oro.

En los anillos, un brasileño quebró todos los pronósticos.

Arthur Zanetti desbancó al favorito chino y conquistó la medalla de oro. Derrotó al campeón vigente Chen Yibing, a quien se le conoce como "el Señor de los Anillos". El chino ha ganado cuatro de los últimos cinco campeonatos mundiales.

Cuando la puntuación de 15.900 de Zanetti apareció en el tablero, el brasileño dibujó una expresión de asombro en su rostro y el pequeño grupo de compatriotas en el estadio se enloqueció por la felicidad.

Chen debió conformarse con el segundo lugar con 15.800 y el italiano Matteo Morandi atrapó el bronce con 15.733.

La sorpresa fue mayor porque en la fase clasificatoria la semana pasada, Zanetti avanzó con la peor calificación de los ocho finalistas.

"Había hecho una serie un poco más básica en la clasificación para no ir de primero (en la final), y dio resultado. Clasifiqué de último e hice mi rutina de siempre en la final y alcancé una nota maravillosa", comentó el brasileño con la medalla colgada sobre el pecho.

En el salto de caballo, el chileno Tomás González también estuvo cerca de una presea.

González estaba tercero luego de realizar su último brinco, pero luego el surcoreano Hak Seon Yang realizó su salto que lo catapultó al primer lugar en la clasificación, lo que empujó al chileno al cuarto puesto.

"Fue un cuarto lugar con sabor a bronce. Creo que mis saltos fueron buenísimos, me siento sumamente feliz, espero en Chile estén orgullosos", declaró un sonriente González después de su prueba.

Yang se llevó la medalla de oro con un total de 16.533, el ruso Denis Ablyazin obtuvo la plata con 16.399 y el ucraniano Igor Radivilov el bronce con 16.316. González terminó con 16.183.

González también terminó cuarto en los ejercicios de piso.