Con una sonrisa a flor de piel y dejando de lado las más de dos horas de intenso esfuerzo que recién terminaba, la triatlonista mexicana Claudia Rivas estaba segura de una sola cosa: lo había dado todo.

"Esta fue una experiencia fascinante, di mi corazón en esta carrera, lo di todo para competir con estas chavas y me siento muy contenta por lo alcanzado", dijo Rivas a The Associated Press luego de terminar el triatlón olímpico de mujeres en el Hyde Park.

Rivas, de 23 años, estuvo muy lejos de poder celebrar una medalla en Londres, terminando en el puesto 21 en una prueba en que la suiza Nicola Spirig se quedó con el oro, con un tiempo 1:59:48. La plata fue para la sueca Lisa Norden, en una decisión que se tuvo que recurrir a un final de foto, y el bronce fue para la australiana Erin Densham, con 1:59:50.

Pero el registro de 2:02:38 más que satisface a la nativa de Valparaíso y debutante en Londres.

"Sentí que el corazón se me salía, que estaba viva, la verdad es que entregué el alma y sentí que todo México estaba nadando, en la bici y corriendo conmigo", señaló.

Rivas estaba quinta al salir del agua, aunque cayó al puesto 15 tras los 40 kilómetros en bicicleta y su recta final corriendo la llevó a finalizar 21, aunque superó sus propias expectativas.

"Mi pronóstico era de terminar entre el 25 y el 30, así que un puesto 21 me deja contenta", comentó.

El próximo compromiso de Rivas, según dice, será participar en el Mundial Sub-23, en Nueva Zelanda, en octubre.

"Voy a descansar un poco ahora, pero quiero entrenarme más y más para ir a Brasil (en cuatro años) y tener mejores resultados que ahora", indicó.