La etíope Tirunesh Dibaba revalidó el viernes su título olímpico en los 10.000 metros y se afianzó como la corredora de larga distancia más dominante de la historia.

Después de alejarse un año de las competencias debido a una lesión, Dibaba fue demoledora con su remate en los últimos 600 metros para dejar atrás a sus oponentes de Kenia. Etiopía pegó así el primer zarpazo en la intensa rivalidad de las dos naciones africanas en las pruebas de fondo.

Con semejante demostración de autoridad y aplomo, la etíope de 26 años lanzó un cristalino aviso de que tiene la fuerza para repetir el doblete de larga distancia olímpica con los 5.000 el próximo viernes.

Dibaba, cuyo doblete en Beijing fue inédito, empleó 30 minutos y 20.75 segundos. La plata y el bronce fue obtenido por kenianas: Sally Kipyego entró segunda con 30:26.37 y la campeona mundial Vivian Cheruiyot quedó tercera con 30:30.44.

El otro oro dirimido en la primera jornada del atletismo fue el lanzamiento de la bala en el que el polaco Tomasz Majewski se convirtió en el primero que revalida el título en 56 años al superar al campeón mundial alemán David Storl y al estadounidense Reese Hoffa.

Inesperado campeón en Beijing, Majewski se impuso con un lanzamiento de 21,89 metros. Storl registró 21,86 y Hoffa consiguió 21,23.

La final de la prueba de campo tuvo por primera vez a un argentino, Germán Lauro, quien quedó sexto. Quebró dos veces su mejor marca personal, la última con 20,84 en la final.

Se anticipaba que la pista de Londres 2012 permita tiempos rápidos y el primer día no decepcionó, con siete velocistas bajando de los 11 segundos en las eliminatorias de los 100 metros. El mejor tiempo fue de la estadounidense y campeona mundial Carmelita Jeter con 10.83.

El Estadio Olímpico vibró con Jessica Ennis, la heroína local que quedó al frente del heptatlón.

Ennis cronometró 12.54 segundos en los 100 metros con vallas, el mejor tiempo en la historia en un heptatlón. ¿Cuán rápido fue? Igualó el tiempo que Dawn Harper tuvo cuando ganó el oro en la final de los 100 metros con vallas en los Juegos de Beijing, y hubiese sido lo suficientemente rápido como para conquistar el título en las olimpiadas de 1992, 1996 y 2000.

Cerró la noche con un buen desempeño en los 200. Tras completar cuatro de las siete pruebas, Ennis totaliza 4.158 puntos — su mayor cantidad en el primer día — y aventaja por 184 unidades a la lituana Austra Skujyte, quien estuvo brevemente al frente tras lograr la mejor anotación en bala en la historia del heptatlón.

Por la mañana, el puertorriqueño Javier Culson y el dominicano Félix Sánchez avanzaron a las semifinales en los 400 vallas. La colombiana Caterine Ibargüen se clasificó a la siguiente ronda en el salto triple.

En tanto, el panameño Irving Saladino se quedó con las ganas de revalidar la medalla de oro en el salto de longitud, al quedar eliminado por faltas en la ronda clasificatoria en Londres. En Beijing, Saladino ganó el primer oro en la historia de Panamá.