La selección de voleibol de Estados Unidos derrotó hoy a Brasil por 3-1 en los Juegos Olímpicos de Londres en un apasionante e intenso duelo táctico que sirvió de aperitivo para una posible reedición de la final de Pekín.

Brasil jugó a un gran nivel y se llevó el primer set, pero luego Estados Unidos remontó en una gran noche de su capitán, Clayton Stanley, y de William Priddy, que castigaron a sus rivales con una potencia titánica.

Los dos equipos, viejos conocidos y rivales en la final de Pekín, se tomaron el envite como algo más que un partido de fase de grupos, dispuestos a dar todo de sí y mostrar todo su potencial en esta competición.

No decepcionó el planteamiento y se vio un gran espectáculo de voleibol en el pabellón Earls Court, con un Estados Unidos de puro hueso y un Brasil quizá un paso adelante en refinamiento técnico

Tanto Brasil como Estados Unidos salieron muy enchufados, los dos con un saque demoledor, Murilo y Dante estaban eléctricos en el remate, Priddy y Stanley devolvían bombazos del otro lado de la red.

En el primer set cada golpe de Brasil recibía uno de respuesta de Estados Unidos y viceversa, en un duelo de intensidad sobrecogedora que fue avanzando con cuentagotas hasta el punto 23.

Entonces Leandro Vissotto, uno de los jóvenes portentos físicos de Brasil, rompió las tablas con dos saques directos, dos auténticos misiles que valieron un set.

Lejos de acusar un golpe psicológico, Estados Unidos volvió en el segundo set con más entereza, redujo los fallos al mínimo y presionó al extremo a su rival para inducirle al error.

Seis puntos de ventaja llegó a gozar Estados Unidos en el segundo set, con un tanteo de 19-13, y entonces, cuando Brasil más lo necesitaba, cumplió a la perfección un jugador legendario como Ricardinho, que salió del banquillo para liderar una remontada espectacular, con ocho puntos seguidos para la "verde-amarilla".

Con semejante remontada, el final del segundo set fue una lucha a corazón abierto, un derroche de pasión y entrega que, finalmente, se decidió del lado anglosajón tras un remate afuera de Sidão.

La disputa bajó un poco de revoluciones en la cuarta manga pero no perdió un gramo de interés. El marcador estuvo igualado hasta el punto 15, cuando EE.UU. anotó una serie de dos saques directos y un par de remates, con los que se abrió un hueco que Brasil ya no supo cerrar.

Acusó el golpe Brasil, que había perdido versatilidad en su juego y volvió a comenzar abajo en la cuarta manga, con un tanteo 8-5 en el primer tiempo muerto.

El seleccionador brasileño, Bernardinho, echó mano de sus viejas glorias, Giba y Ricardinho, para intentar levantar el encuentro, pero entonces apareció Stanley, capitán estadounidense, para liderar el despegue definitivo de su equipo.

Cinco puntos seguidos de Stanley, solo con un brillante bloqueo de Suxho intercalado, permitieron a EE.UU. abrir una herida de siete puntos (10-17), lo que fue un mazazo que acabó hundiendo a Brasil.

- Ficha técnica:

1 - Brasil: Bruno (2), Sidão (6), Vissotto (15), Murilo (12), Lucas (11), Dante (7) y Serginho (líbero) -equipo inicial-, Ricardinho, Wallace (8), Rodrigão, Giba (2)

3 - EE.UU.: Anderson (14), Lee (9), Suxho (3), Priddy (17), Holmes (9), Stanley (19) y Lambourne (líbero) -equipo inicial-, McKienzie (1), Smith, Rooney, Lotman

Marcador: 25-23 (30 m.), 25-27 (33 m.), 19-25 (27 m.) y 17-25 (26 m.).

Árbitros: Frans Loderus (HOL) y José Vélez Mercado (PUR).

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del Grupo B del torneo olímpico de voleibol diputado en el Earls Court de Londres ante unos 14.000 espectadores.

HASH(0x8fd3294)

Por Manuel Pérez Bella