El judoca argentino Emmanuel Lucenti afirmó el martes que todavía le queda pólvora para pensar en competir en los Juegos Olímpicos de 2016 y se expresó satisfecho por su rendimiento en Londres, donde fue eliminado en el repechaje de la división de los 81 kilos.

"El balance es positivo, no todos los días se tienen la suerte de llevarse un diploma", comentó el atleta de 28 años. "Creo que el país, mi provincia (Tucumán), y sobre todo mi viejo (padre), que estaba acá en las tribunas, vieron que entregué mi corazón".

Lucenti fue eliminado tras su derrota en un combate de repechaje ante el canadiense Antoine Valois-Fortier, quien se alzó con el triunfo al derribarlo luego de barrerse entre sus piernas para un wasa-ri con uchi-mata.

Lucenti, que motivado por su padre comenzó en el judo a los ocho años, comentó que "por ahí me queda un sabor amargo porque toda mi vida soñé con una medalla olímpica; pero el haberme enfrentado a los mejores y haberles dado pelea hasta lo último para mi es un envión para pensar en competir en Río (2016). Ya se verá".

El tucumano venía de sucumbir en cuartos de final ante el surcoreano Hae-Bum Kim.

Lucenti manifestó que sus combates fueron "muy parejos", sobre todo el disputado con Kim. "Estuvimos de igual a igual hasta lo último", pero un punto concedido por los jueces al surcoreano luego de este aplicar una técnica "para nada exquisita o clásica" fue determinante.

"Las cosas son así con los árbitros, después no logré remontar", enfatizó.

Luego en su combate de repechaje admitió que no estuvo al tope. "Me sentí muy cansado... y estoy bastante golpeado", señaló. Kim a la postre avanzó a la final.