Dos futbolistas de las selección marroquí que estaban en ayuno por el Ramadán tuvieron problemas para orinar en su control antidopaje después del partido contra Honduras en el torneo de los Juegos Olímpicos.

El técnico Pim Verbeek indicó que a dos de sus jugadores se les hizo "más o menos imposible" suministrar una muestra de orina después del empate 2-2 el jueves contra los hondureños.

El partido comenzó al mediodía, y los jugadores no habían comido ni tomado nada desde las 2:30 a.m.

Los musulmanes se abstienen de comer o tomar agua desde el amanecer hasta el anochecer durante el Ramadán.

Verbeek indicó que nueve de sus jugadores están cumpliendo con el mes de ayuno que dicta su religión.