El primer ministro británico, David Cameron, se disculpó hoy por el "error involuntario" que se produjo el miércoles en un partido de fútbol femenino, en el que se presentó al equipo de Corea del Norte con la bandera de Corea del Sur, y añadió que la situación fue "desafortunada" y que "no volverá a ocurrir".

"Fue un error involuntario", dijo Cameron en una rueda de prensa celebrada al aire libre y a unos 100 metros del estadio Olímpico donde mañana tendrá lugar la ceremonia inaugural de los Juegos. "Nos hemos disculpado y nos aseguraremos de que no vuelva a ocurrir algo así. Fue algo desafortunado", añadió.

Cameron indicó que, en cualquier caso, no desea que "se infle" lo sucedido.

Sebastian Coe, que acompañaba a Cameron en su alocución, no quiso añadir más comentarios al respecto.

El LOCOG (Comité Organizador de Londres 2012) admitió ayer su culpa y presentó sus disculpas a la delegación norcoreana para atajar la amenaza de un incidente diplomático, todo ello en el primer día de competición.

El desconcierto cundió entre jugadoras y técnicos del equipo femenino de Corea del Norte cuando, al ser presentadas las futbolistas en el estadio de Glasgow, antes del partido contra Colombia, contemplaron en los videomarcadores, junto a su foto, la bandera de Corea del Sur.

Ambos países están oficialmente en guerra.

"Claramente, fue un error. Pedimos disculpas al equipo y al comité olímpico nacional y adoptaremos las medidas para asegurar que esto no vuelva a ocurrir", indicó el LOCOG. Para entonces el partido entre Corea del Norte y Colombia había empezado, pero con 65 minutos de retraso.