El base Jeremy Lin, nuevo jugador de los Rockets de Houston, declaró a EFE que nunca recibió una oferta formal del Real Madrid cuando las pasadas Navidades se quedó sin equipo.

"No creo que se diese. Nunca hicieron una oferta (Real Madrid)", señaló Lin, de 23 años, que firmó por tres temporadas con los Rockets y 25,1 millones de dólares después de que en la pasada liga fuese la revelación que generó el fenómeno "Linsanity" que acaparó la atención de todo el mundo.

Sin embargo, reconoció que antes de que llegase el triunfo con los Knicks de Nueva York no sabía cuál sería su futuro en aquellos momentos después que haber sido dado de baja por los Rockets.

"No estaba seguro de qué podría pasar, era algo en lo que esperaba no tuviese que pensar", comentó Lin.

El nuevo jugador de los Rockets reiteró que llega con una gran motivación para tratar de construir un equipo ganador que pudiese competir desde el principio en su propia división.

"En términos de equipo no creo que haya nadie estrella, cada uno tiene que desarrollar su propia labor y responsabilidad", valoró Lin. "En estos momentos se trata de hablar sólo de los Rockets, avanzar, hacernos mejores y ganar partidos", recalcó.

Lin reiteró que su llegada a Houston es algo muy positivo en todos los aspectos de su vida tanto personal como profesional, sin importarle las críticas que ya le han comenzado a llegar desde Nueva York por haber abandonado el mercado más importante del país.

"Estoy muy emocionado y agradecido y va a ser algo divertido el jugar en Houston", destacó Lin.