Colombia acude por primera vez al torneo olímpico de fútbol femenino con un plantel forjado en universidades de Estados Unidos y una figura que juega en Brasil.

La selección colombiana se clasificó a Londres en el cuadrangular final de la pasada Copa América en Ecuador, donde terminó en segundo lugar detrás de Brasil. Por el contrario, el combinado de hombres encalló en el último puesto en el hexagonal sub20 que se disputó en Perú.

"Clasificar fue un gran logro considerando nuestra estructura. Estamos en pleno desarrollo y la primera meta será superar la rueda inicial", comentó a la AP el técnico de la selección, Ricardo Rozo. "Las posibilidades son grandes... alcanzar una medalla es factible, es el gran propósito".

Colombia debutará el 25 de julio contra Corea del Norte, luego enfrentará el 28 al campeón olímpico y subcampeón mundial Estados Unidos, y cerrará la fase de grupos el 31 ante Francia.

"El grupo es complicado, pero el equipo posee atributos para ser protagonista", opinó Rozo.

La popularidad del fútbol de mujeres en Colombia apenas despegó en años recientes gracias a éxitos como la clasificación a Londres y el cuarto lugar en el Mundial Sub20 de 2010 y en los Panamericanos de 2011 en Guadalajara.

Rozo es el arquitecto del balompié femenino de Colombia y trabaja con las selecciones desde la categoría sub17 hasta las mayores.

"Buena parte de las integrantes del plantel comenzó el proceso en la categoría sub17. La experiencia adquirida en diversas citas internacionales será de gran valor en los Olímpicos... Las muchachas ya saben cómo encarar los grandes retos", indicó.

La enlace Yoreli Rincón, del club brasileño Piracicaba, es la gran figura del plantel, mientras que 10 de sus compañeras juegan en universidades en Estados Unidos.

"El fútbol que se vive en Brasil es mágico", comentó Rincón, de 18 años y oriunda de la población de Piedecuesta en el departamento de Santander.

"(Es) grandioso estar en unos olímpicos y disputar al menos tres partidos", agregó la volante, quien se vinculó con el Piracicaba en febrero por recomendación de su compatriota, el ex futbolista y ahora técnico Freddy Rincón.

Rincón, Natalia Gaitán, Tatiana Ariza, Ingrid Vidal y Liana Salazar son las jugadoras más experimentadas del plantel tras participar en los mundiales sub17, sub20 y de mayores.

Otras figuras son las gemelas Natalia y Tatiana Ariza, estudiantes de la Universidad Austin Peay en Tenesí, y Carmen Rodallega, prima del delantero del Wigan de Inglaterra, Hugo Rodallega.

Rozo consideró positivo que las figuras gocen de becas deportivas en Estados Unidos y que Rincón juegue en Brasil, sobre todo para un país en el que el fútbol de mujeres todavía está en pañales.

"Las niñas que están en Estados Unidos y Brasil han madurado, están bien preparadas", subrayó. "Son importantes para el equipo, integran la base de la formación y como si fuera poco son titulares en sus conjuntos".

"Nuestro buen nivel sorprende en el exterior, no se entiende cómo se ha desarrollado sin clubes ni torneos nacionales sólidos, pero la federación ha respaldado los procesos con los combinados de las distintas categorías", agregó el entrenador.

El trabajó de preparación se concentra en incrementar la fortaleza física de las futbolistas, que en general gozan de un buen dominio de la pelota.

"Logramos un nivel superior en la parte física al previsto y mentalmente las niñas son muy sólidas", señaló el timonel.

La preparación se desarrolló en Bogotá en dos etapas, del 1 al 29 de mayo, la segunda del 4 al 27 de junio. El plantel viajaría a principios de julio a Suiza para participar en un torneo de fogueo.