La presidenta Cristina Fernández pidió el martes a los deportistas argentinos que competirán en los Juegos Olímpicos de Londres que no caigan en provocaciones y luchen por la gloria deportiva para el país en momentos en que las tensiones diplomáticas con Gran Bretaña se incrementaron por el reclamo de soberanía de las islas Malvinas.

"Vamos a demostrar con orgullo, con honor, que somos argentinos. No necesitamos hacer ninguna cosa que esté reñida con las prácticas deportivas para demostrar nuestros derechos", dijo la mandataria durante un acto en la Casa de Gobierno para despedir a la delegación argentina que competirá en la justa olímpica.

Agregó que "nuestros derechos los defendemos en los foros, que son los que se deben, Naciones Unidas. Allí vamos a las Olímpiadas a competir en deportes, donde representamos la bandera y no hacemos ningún tipo de tonterías que dicen simplemente para desprestigiarnos".

Fernández se refirió a informes de la prensa inglesa que especulan sobre la posibilidad de que los atletas argentinos aprovechen la cita olímpica para insistir con los derechos territoriales del país sudamericano en las Malvinas.

Las autoridades de Argentina alegan que Gran Bretaña ha ocupado ilegalmente las islas desde 1833. Gran Bretaña, por su parte, rechaza el reclamo de Argentina sobre las Malvinas y dice que el país sudamericano hace caso omiso a los deseos de los 3.000 residentes de las islas que han manifestado su intención de seguir siendo británicos.

Argentina sostiene que los residentes no tienen el derecho unilateral de decidir lo que quieren que sean las islas.

"Están esperando que hagamos cualquier tontería, (pero) no somos tontos, nosotros no mezclamos las cosas", insistió la presidenta argentina en su mensaje a los deportistas.

Pero a principios de abril el gobierno argentino detonó la polémica al difundir una publicidad televisiva filmada a escondidas en las Malvinas, a las que los ingleses llaman Falklands. El aviso muestra a un jugador del seleccionado argentino de hockey sobre césped supuestamente entrenándose para los Juegos mientras corre por Stanley, capital de las islas, y que concluye con la leyenda: "para competir en suelo inglés, entrenamos en suelo argentino".

Fernández aprovechó el acto del martes para elogiar nuevamente la publicidad, filmada por la agencia Young & Rubicam.

"Me pareció divina, le moleste a quien le moleste. Me pareció creativa, importante", sostuvo.

Luego, dirigiéndose a los deportistas presentes en el palacio gubernamental, entre ellos la abanderada de la delegación argentina, Luciana Aymar, capitana de la selección de hockey sobre césped, le pidió "más cuidado que nunca y si alguno los hace enojar, no se enojen, sigan adelante y demos el ejemplo de lo que somos los argentinos cuando representamos a nuestro país".