Los jugadores de España no prestarán atención a sus antecedentes en duelos con Francia ni a las críticas de medios franceses por el presunto dopaje de atletas españoles cuando ambos equipos se enfrenten el sábado en los cuartos de final de la Eurocopa.

España necesitará su primera victoria en siete citas en torneos importantes con Francia para seguir adelante en su intento por obtener un tercer título grande consecutivo. Los franceses fueron los últimos en derrotar a la Roja en un torneo de gran importancia.

Los españoles han recibido críticas por los recientes escándalos de presunto dopaje de algunos de sus atletas. Un programa satírico de la televisión francesa fustigó principalmente al ciclista Alberto Contador y al tenista Rafael Nadal, pero también a otros atletas, entre ellos el arquero Iker Casillas.

El gobierno español incluso consideró interponer una demanda contra el canal, que difundió videos satíricos muy publicitados en España. Muchos medios españoles contraatacaron con insinuaciones de que Francia está celosa de los logros del país ibérico en el deporte.

"No es bonito lo que salió, pero nosotros nos centramos en el partido tan importante en pasar. Tenemos confianza en nosotros, en el míster (el técnico Vicente Del Bosque), y sólo nos centramos en ganar y en el terreno de juego", afirmó el extremo Jesús Navas el miércoles en el campamento del equipo en el norte de Polonia.

España no ha tenido mucha suerte en la cancha frente a Francia, dos veces campeón de la Europa, que ganó su primer título continental en 1984 con una victoria en la final sobre los españoles en territorio francés.

La última derrota de la Roja en un torneo grande fue por 3-1 ante Francia en la segunda ronda del Mundial de 2006, en el que Les Bleus siguieron adelante hasta la final.

España sucumbió ante los franceses en definición por penales en la Euro de 2000, empató con ellos en la etapa de grupos de la Euro de 1996 y perdió sus dos encuentros de clasificación para el torneo continental de 1992, el último torneo de gran importancia al que los españoles no lograron clasificar.

"Ellos saldrán a disputar el partido, estarán muy fuertes en defensa, con un centro del campo fuerte y muy unido. Saldrán a la contra, con jugadores muy rápidos y tendremos que estar atentos a eso", agregó Navas, cuyo gol tardío en la deslucida victoria de España por 1-0 sobre Croacia le permitió al equipo terminar primero en el Grupo C.

"Estamos muy tranquilos, tenemos confianza, hemos sido primeros de grupo. Tenemos ganas de llegar lejos y tenemos que seguir tranquilos, que es muy importante para afrontar estos encuentros. Tenemos que mantener el nivel porque nos está dando resultado; llevamos la línea adecuada", señaló.

Mientras que España terminó la etapa de grupos con un segundo triunfo consecutivo, Francia llega al partido arrastrando una derrota de 2-0 ante Suecia, que quedó eliminada. Los atacantes Karim Benzema y Franck Ribery no han anotado en la Euro.

"Los dos equipos quieren jugar el balón, así que me espero un partido de ida y vuelta y con largas posesiones", dijo el portero de reserva Víctor Valdés, quien se mostró esperanzado de que su compañero en el Barcelona y ex zaguero de Francia Eric Abidal, quien acaba de someterse a un transplante de hígado, acuda al partido en el estadio Donbass.

"Tiene muchos amigos en ambas selecciones y sería una alegría verle en la grada", afirmó Valdés.

El ganador del encuentro del sábado enfrentará a la República Checa o a Portugal, que chocarán el jueves en Varsovia.

___

Paul Logothetis está en Twitter como: www.twitter.com/PaulLogoAP