El capitán de la Universidad de Chile, José Rojas, reconoció hoy que su equipo deberá tener un "partido perfecto" el próximo jueves contra el Boca Juniors si quiere remontar la eliminatoria y clasificar a la final de la Copa Libertadores.

"Hay que levantar esto, tenemos que entregar el máximo de esfuerzo para revertir está situación y el grupo está más unido que nunca", dijo Rojas, que fue titular en el duelo de ida de semifinales que la U perdió por 2-0 en 'La Bombonera' la semana pasada.

Para el capitán de la U, una de las claves para optar al triunfo será tratar de anular a Juan Román Riquelme, la brújula del equipo argentino sobre el césped.

"Si le das treinta centímetros mete un pase de gol", avisó Rojas.

La U ya sabe lo que es remar a contracorriente en esta Copa Libertadores. Rojas recordó que en octavos de final el equipo remontó en su estadio el 4-1 encajado a domicilio frente al Deportivo Quito, aunque la experiencia de los Xeneizes complica la tarea.

"Sabemos que Boca es un equipo que sabe de estas instancias, es un equipo copero y sabe manejar estos partidos, pero tenemos que creer en nosotros", apuntó el capitán.

Tras el tropiezo en Buenos Aires, la U perdió el fin de semana pasado por 2-0 ante el Colo Colo en la ida de la semifinal del Apertura para cerrar una semana nefasta que lo dejó con un pie fuera de los dos torneos que tiene en juego.

Rojas consideró que esta mala racha debe servir para reforzar la unión del plantel. "Tenemos que unirnos aún más, estamos con mucha ilusión con ganas de que llegue este partido para seguir creyendo en nosotros y darle una alegría a la gente que es la que sufre", apuntó.

La única baja que tendrá el técnico argentino Jorge Sampaoli para el jueves será la del defensa Albert Acevedo, que sufrió una lesión muscular durante el partido del fin de semana.

Igor Lichnovsky o Paulo Magalhaes lo sustituirán en la banda izquierda de la zaga.