Ecuador, país sede de la Copa América de Fútbol en 2023, ha comenzado los estudios para modernizar los estadios que son propiedad del Estado, informó hoy el ministro del Deporte, José Francisco Cevallos.

Uno de los objetivos de remodelar los estadios es que se vendan las entradas acorde con su capacidad.

En el partido de clasificación para el Mundial 2014 de Brasil que disputaron el pasado domingo Ecuador y Colombia en el estadio Olímpico Atahualpa, en Quito, "aparentemente se vendieron demasiadas entradas", dijo Cevallos a la prensa.

Ya se han iniciado los estudios para la remodelación del Atahualpa, que contará con asientos unipersonales para "tener la capacidad real de los asistentes", explicó Cevallos.

El ministro hizo sus declaraciones en un acto en la residencia de la embajada británica en Quito, en el que algunos de los atletas que participarán en los Juegos Olímpicos se tomaron las huellas dactilares para obtener la tarjeta biométrica para entrar en Reino Unido.

El ministro destacó que la selección de fútbol necesita "un estadio moderno" donde jugar, pero declinó decir una fecha exacta de cuándo estaría remodelado el Atahualpa, porque "recién se iniciaron los estudios".

La idea, según Cevallos, es modernizar otros estadios de propiedad del Estado que se encuentran en las ciudades serranas de Ambato, Cuenca o Loja.

"El 2023 somos sede de la Copa América y hemos de trabajar con anticipación para que no estemos corriendo", enfatizó el ministro.