El nuevo duelo entre los jamaicanos Usain Bolt, plusmarquista mundial y campeón olímpico de 100 metros, y Asafa Powell, comparte, este jueves, el cartel de la reunión de Oslo con el lanzamiento de jabalina, en el que el noruego Andreas Thorkildsen recibe tanta atención como los reyes de la velocidad.

En ningún país del mundo que no sea Noruega los lanzadores de jabalina se atreverían a soñar con disputar el interés del público con la carrera de 100 metros, aun cuando en ésta salga Usain Bolt.

Los Bislett Games, la gran fiesta anual del atletismo noruego, integrada en la Liga de Diamante, ofrece a los aficionados la revancha Bolt-Powell. Hace una semana, en Roma, el campeón olímpico venció a su compatriota con la mejor marca mundial del año (9.76).

Peligrosamente resignado a un papel de segundón en los cuatro últimos años, Powell necesita una marca que apuntale su moral con miras a los Juegos Olímpicos de Londres, sobre todo después de sus derrota contra Bolt en Roma y la anterior contra el estadounidense Justin Gatlin el 11 de mayo en Doha.

Por el momento, la victoria de Powell se cotiza muy bajo. Si no la consiguió en Roma, pese a la deficiente salida de Bolt, que perdió pie en los primeros apoyos, es difícil que pueda hacerlo en condiciones normales en Oslo. Su mejor marca del año son los 9.88 que le dieron el segundo puesto en Doha.

Y sin embargo, Powell se encuentra prácticamente empatado con Bolt en la media de sus diez mejores registros en 100 metros: el actual plusmarquista tiene 9.752 segundos, su antecesor 9.773.

El otro gran duelo de la reunión, en de jabalina, tendrá como protagonistas a Thorkildsen, de 30 años, dos veces campeón olímpico y una mundial, y al germano Matthias de Zordo, seis años más joven y actual campeón del mundo.

De Zordo sabe de la dificultad a la que se enfrenta: "Andreas está en gran forma es un lanzador de 90 metros. Aun cuando yo pueda lanzar 87, no se sentirá presionado".

Por el momento, sus marcas del año no impresionan. Thorkildsen es sexto del ránking con 84,72, y De Zordo vigésimo segundo con 81,62, pero a medida que se aproximen los Juegos Olímpicos de Londres los dos grandes candidatos al título se irán entonando.

La reunión de Oslo ofrece también la reaparición del etíope Kenenisa Bekele, el mejor fondista de la historia, que probará sus fuerzas en 5.000 metros con miras a la defensa de su título olímpico en Londres.

Bekele, que no ha podido competir a su nivel las dos últimas temporadas por culpa de las lesiones, tiene el récord mundial de la distancia con 12:37.35 desde hace ocho años y es el atleta que más veces ha bajado de los 13 minutos.

Sus adversarios más peligrosos serán compatriotas suyos con marcas inferiores a los 13 minutos: Imane Merga (12:53.58), Sileshi Sihine (12:47.04) y Dejen Gebremeskel (12:53.56).

Kenia aportará a Joseph Ebuya (12:51.00) Lucas Rotich (12:55.06) y James Kwalia (12.54:58), y Uganda a Moses Kipsiro (12:50.72).

La Milla de Ensueño (Dream Mile), una de las pruebas de más tradición en los Bislett Games, tendrá como favorito al actual campeón mundial y olímpico de 1.500, el keniano Asbel Kiprop, que ya ganó aquí el pasado año y viene de obtener una gran marca de 3:29.78 en los 1.500 de Doha.

Entre sus rivales estarán el marroquí Abdelaati Iguider, campeón mundial de 1.500 en sala, el bahrainí Youssef Saad Kamel, el campeón de Europa de 800, el polaco Marcin Lewdowski, el etíope Hailu Mekonnen y el keniano Daniel Kipchirchir Komen, todos con marcas inferiores a los 3:50 en la carrera de las cuatro vueltas.