El reinado de España en la cima del fútbol mundial comenzó hace cuatro años en la Eurocopa, y algunos creen que el inicio de la buena fortuna puede ser rastreada a una victoria en particular: sobre Italia en una tanda de penales.

En la Euro 2012, los italianos tendrán otra oportunidad.

El 10 de junio en Gdansk, Polonia, los dos últimos campeones mundiales proseguirán su rivalidad al poner en marcha el Grupo C.

"Nos quitamos la presión, ese partido fue un alivio", dijo el portero español Iker Casillas, quien atajó dos penales. "A partir de ahí, en las semifinales contra Rusia, España cambió de una forma radical su fútbol y también su suerte, que nunca nos había acompañado y a partir de ese momento cambió".

Muchos de los jugadores españoles consideran ese triunfo ante Italia en cuartos de final como el momento crucial para un seleccionado que siempre llegaba con etiqueta de candidato a los grandes torneos, pero acaba desplomándose.

Desde que España derrotó a Alemania en la final de la Euro 2008, el equipo ha ganado 33 de 36 partidos oficiales, incluyendo la final de la Copa Mundial de 2010 en Sudáfrica.

Este año, España e Italia son favoritos para avanzar en su grupo que incluye a Croacia e Irlanda. Pero los españoles echarán de menos por lesiones al zaguero Carles Puyol y al goleador histórico David Villa.

"Es una baja fundamental porque David era un jugador importante para nosotros", dice el volante Santi Cazorla. "Si no hubiera estado en la Euro y en Mundial, seguro que España no hubiera sido campeona".

Ausente Villa, Fernando Torres y Fernando Llorente encabezarán el ataque español.

Italia, como siempre, tiene su fuerte en la defensa, una que sólo encajó goles en 10 partidos de las eliminatorias.

El técnico de Italia Cesare Prandelli ha establecido un código de ética que los jugadores deben cumplir dentro y fuera de la cancha. El mismo ha restaurado la disciplina que faltó cuando el equipo no pudo superar la fase de grupos en el Mundial de Sudáfrica hace dos años.

También se ha arriesgado al convocar a los díscolos delantero Mario Balotelli y Antonio Cassano. Antonio Di Natale también fue llamado por primera vez bajo la dirección de Prandelli.

"Hay un grupo joven y tienen mucho entusiasmo", señaló Di Natale. "Prandelli ha creado un buen grupo en estos dos años y trajo mucho entusiasmo. Pienso que a este equipo le puede ir bien. Nunca he jugado con Cassano o Balotelli,l pero pienso que funcionaría bien, incluso junto con ambos".

Tanto Irlanda como Croacia estarán atentos para aprovechar cualquier descuido de los dos favoritos.

"La gente puede decir que estoy loco, pero realmente creo que somos capaces de luchar por el título", dice el técnico de Croacia Slaven Bilic.

Bilic, quien dirigirá al Lokomotiv de Moscú después del torneo, llevó a Croacia a la victoria sobre el eventual finalista Alemania y el pase a los cuartos de final hace cuatro años. El equipo cuenta con el delantero Nikica Jelavic, autor de 11 goles en 16 partidos con Everton.

Irlanda disputará su segunda Eurocopa. Los irlandeses derrotaron 1-0 a Inglaterra en su único otro torneo europeo, en 1988.

Giovanni Trapattoni, el italiano que dirige a Irlanda, decidió no emplear al goleador Robbie Keane, al portero Shay Given y al defensa John O'Shea en los partidos de preparación.

"Todos pensaban que Barcelona ganaría la Liga de Campeones, pero perdieron. Dinamarca estaba de vacaciones, llegó y ganó la Eurocopa (en 1992)", recordó Trapattoni. "Hubo una vez que me tocó enfrentar a mejor jugador del mundo, Pelé. Pensé que estaba perdido y gané".