Rafael Nadal demostró que aún es el hombre a vencer en polvo de ladrillo al doblegar el lunes 7-5, 6-3 a Novak Djokovic para llevarse el título del Masters de Roma por sexta ocasión y recuperar el segundo puesto del ránking mundial del tenis.

Luego de perder ante el serbio Djokovic en siete finales consecutivas, incluyendo la de Roma el año pasado, el español Nadal ahora acumula dos triunfos seguidos ante el número uno del mundo luego de haberlo ganado en el Masters de Montecarlo en arcilla.

La victoria en el Foro Itálico permitió a Nadal desplazar al suizo Roger Federer del escalafón de la ATP con el inicio del Abierto de Francia pautado para el próximo domingo.

"No creo que jugué tan bien, puedo hacerlo mejor", dijo Nadal tras una final que no se pudo disputar el domingo por culpa de la lluvia.

También señaló que la diferencia con respecto a la pasadad temporada fue ahora procura jugar con más agresividad.

"Mi saque no anduvo bien hoy ... Estoy tratando de jugar más agresivo, estoy tocando mejor la bola y mi 'drive' es más dañino que el año pasado", destacó Nadal.

El serbio Djokovic cometió 41 errores no forzados en el encuentro, incluyendo una doble falta que le dio a Nadal el 49no título en su carrera.

Djokovic jugó bien al principio pero el encuentro tuvo su momento decisivo durante el décimo game cuando un juez de línea marcó fuera un tiro del serbio. El juez de silla revirtió la decisión, pero después Nadal ganó el desafío con repetición y luego mantuvo su servicio para ponerse 5-5.

Esta es la tercera victoria de Nadal en Roma en los últimos cuatro años, una interrumpida el año pasado por Djokovic.

El encuentro del lunes es la primera vez que dos jugadores compiten por el título en finales consecutivas desde que el torneo empezó en 1930.

"Siempre será el favorito, sin importar que le he ganado siete veces", dijo Djokovic. "Es el mejor jugador del mundo en esta superficie. Fue un partido parejo, pese a que ganó en sets corridos".

Nadal rompió el servicio del serbio primero en el quinto game del primer set, pero Djokovic le regresó el quiebre cuando el español dejó un revés en la red.

Parecía que Djokovic estaba en control del encuentro mientras que Nadal padecía con su servicio con apenas un 48% de primeros servicios.

Sin embargo, Djokovic se vio afectado luego de un largo punto que terminó con una discutida decisión adversa. De haber ganado el punto el serbio hubiera tenido dos puntos de quiebre.

Sin embargo, Nadal se mantuvo y logró el quiebre en el siguiente game al atraer a Djokovic a la red y luego pasándolo.

Djokovic se enojó tanto que estrelló su raqueta a uno de los poste de la red y recibió una advertencia.

Nadal se llevó el primer set con el segundo de tres puntos para set luego de que Djokovic le pegó de largo a la pelota. El serbio perdió el saque inmediatamente después en el segundo set dejando a Nadal con el control del partido.

"Tuve muchas oportunidades pero ante un jugador como Rafa, el mejor de todos los tiempos en arcilla, cuando no aprovechas las oportunidades, él toma el control del partido", sentenció Djokovic.