La antorcha olímpica se desplaza hoy desde la ciudad de Plymouth (suroeste de Inglaterra) hasta Exeter en la segunda jornada de su trayecto de cara a los Juegos Olímpicos de Londres, que comenzarán el 27 de julio.

El primer relevista, Jordan Anderton, de 18 años y natural de la localidad inglesa de Ivy Bridgee, arrancó hoy la carrera poco después de las 07.00 horas GMT en dirección a la costa durante un recorrido que concluirá en la catedral de Exeter, en el condado de Devon (oeste del país) donde esta tarde se llevará a cabo una celebración.

Entre los relevistas de la jornada también figura el francés Henry De Troggoff, un niño de tan solo 12 años, un anciano de 72, el también francés Jacques Collet, y una bisabuela de 69 años de Exeter, Yvonne Budd, gran apasionada y entrenadora de gimnasia rítmica.

El medallista olímpico Ben Ainsley fue el encargado ayer de iniciar la andadura de la antorcha en Land's End, el punto más occidental de Gran Bretaña y área en la que se crió, y se convirtió así en el primer relevista desde la llegada de la llama a la provincia de Cornualles.

La llama olímpica recorrerá, transportada por cerca de 8.000 relevistas, alrededor de 13.000 kilómetros en los próximos 69 días.

Tras recorrer los puntos más emblemáticos del país llegará de forma triunfal al Estadio Olímpico de Londres el próximo 27 de julio marcando así el comienzo de los trigésimos Juegos de la era moderna.

Alrededor de 121 personas se relevarán a diario para transportar la llama olímpica unos 300 metros en una ruta que fue diseñada para que la antorcha se encuentre en algún momento del recorrido a menos de 16 kilómetros del 95 por ciento de la población del Reino Unido.

La llama será transportada a pie, en bicicleta, a caballo, en tren, en barco o incluso en globo para intentar encender el espíritu olímpico en la población del Reino Unido.