El número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, dominó hoy el encuentro de semifinales del Masters 1000 de Roma y se impuso a la segunda raqueta del circuito, el suizo Roger Federer, con lo que mañana se enfrentará contra el español Rafael Nadal para repetir la final de la pasada edición.

En una hora y 39 minutos, el serbio, que mañana defenderá su título de campeón del torneo romano, se deshizo por 6-2 y 7-6(4) del suizo, a quien se le vuelve a atragantar la arcilla romana, uno de los tres Masters 1000 que aun no ha ganado.