La ciudad de Río de Janeiro recibió una orden judicial para que revele los contratos que presuntamente firmó con el propietario de un terreno en disputa donde se tiene programado construir un campo de golf.

Sin embargo, funcionarios de la corte no recibieron nada el viernes debido a que la ciudad señaló que aún no ha firmado ningún contrato para el campo de golf.

La ciudad anunció públicamente a inicios de este año que tenía un acuerdo para construir sobre el terreno, pero organizadores locales dijeron posteriormente que éste aún no se había concretado.

La orden judicial se dio después que un juez determinó que una compañía que se adjudica la propiedad del terreno tiene el derecho de ver los contratos firmados por la ciudad y sus socios que construirán el campo de golf.

La municipalidad, que dice que otra persona es dueña de la tierra, dijo que no había firmado los contratos aún porque se trataba de una tarea privada. Sin embargo, previamente este año había dicho que tenia un acuerdo con el dueño para construir el campo de golf.

"El campo de golf es una empresa exclusivamente privada, que será desarrollada por el Comité de Río 2016", dijo la alcaldía en una declaración.

Organizadores olímpicos locales dijeron que esperan que los contratos queden concluidos para el final de junio, y que la municipalidad no estaría involucrada directamente, aunque es responsable de escoger la tierra y facilitar el acuerdo.

El proceso involucrará al comité de Río 2016, una asociación que administrará el campo, la compañía de construcción y el promotor que dice poseer la tierra actualmente.

La decisión sobre el terreno está en manos del Tribunal Supremo, y el fallo final pudiera demorar meses o años. Aún así, la municipalidad dice que no tiene un plan alternativo para el campo de golf, que sería el primero en más de 100 años en ser sede de un torneo olímpico del deporte.

La Federación Internacional de Golf dijo recientemente que esperaba que la construcción comenzara en octubre, y que el objetivo era tenerlo listo para eventos de prueba a inicios del 2015.

Pero el abogado de la compañía que disputa la propiedad del terreno dijo el viernes que quiere que toda actividad sea suspendida hasta que el tribunal emita su fallo.