El abogado de Roger Clemens agitó el dedo. Su voz se quebró. Alegó que se habían alterado las pruebas. Apeló al corazón de los jurados además de su mente en su alegato inicial el martes en defensa del estelar lanzador retirado.

"Dios me ayude si hemos llegado a una etapa en este país en la que realizamos un juicio federal a alguien que negó haber cometido un delito", dijo Rusty Hardin al culminar un alegato que duró una hora y provocó no menos de cuatro objeciones de los fiscales.

"Nuestro gobierno nunca, jamás, debe demandar a alguien por decir, 'yo no lo hice'''.

Menos histriónica, pero igual de confiada, sonó la voz del propio Clemens, grabada en una cinta de audio que fue una de las primeras pruebas presentadas en el juicio.

"Jamás consumí esteroides", dice Clemens sin vacilar en una declaración bajo juramento en el Congreso en 2008. "Nunca esteroides para mejorar el rendimiento".

La confianza de Clemens y la seducción del texano Hardin estuvieron muy de manifiesto en el sexto día de un juicio que intenta determinar si el serpentinero, siete veces ganador del premio Cy Young, mintió al Congreso — en la declaración jurada y una audiencia posterior — cuando negó consumir esteroides y hormona de crecimiento humano. La primera demanda fue declarada nula porque el gobierno presentó pruebas inadmisibles.

El primer testigo en declarar fue Phil Barnett, un empleado del Congreso que también lo hizo en la demanda anulada. El gobierno quiere usarlo para dejar sentado que el Congreso tiene derecho a realizar audiencias sobre el consumo de drogas en el deporte.

El juicio pasó a receso por el resto de la semana y se reanudará el lunes.

El alegató de Hardin contrastó con el enfoque didáctico empleado el lunes por el fiscal Steven Durham, quien trató de vincular muchas fechas y sucesos para presentar un cuadro de Clemens como un deportista estelar que consumió drogas para prolongar su carrera y quedó "atrapado en una red" de mentiras para encubrir sus acciones.

Hardin es conocido como un maestro seductor de jurados, y pudo retener su atención sin problemas. Sobre todo cuando desplegó un mapa de Estados Unidos en el que mostró los lugares donde el gobierno entrevistó gente para reunir pruebas contra Clemens.

"¡Ciento tres agentes de la ley empleados para determinar si un jugador de beisbol consumió esteroides!", dijo Hardin, elevando la voz y el dedo índice en un intento no muy sutil de aprovechar la percepción generalizada de que el caso es un derroche de dinero de los contribuyentes.

El ex preparador físico de Clemens y testigo clave de la fiscalía, Brian McNamee, ha dicho que inyectó a Clemens con esteroides y hormona de crecimiento, y que conserva una aguja y gasas de una de las inyecciones.

Hardin dijo que las pruebas de McNamee son una "mezcolanza de basura". Dijo que la aguja fue utilizada para inyectar vitamina B12 y luego alterada por McNamee para aparentar que se usó para inocular esteroides.

Hardin le dijo al jurado que la fiscalía no podrá corroborar las acusaciones de McNamee. Indicó que el gobierno ha entrevistado a 187 personas, y utilizado 103 agentes federales, "para saber si un pelotero utilizó esteroides".

El abogado intentó poner en tela de juicio la motivación de McNamee, al mostrarle al jurado la portada de un manuscrito no publicado con el título "Death, Taxes and MAC", con la "X'' de "Taxes" formada por dos jeringuillas cruzadas.

"¿Habría mercado para este libro si no hubiese realizado esas acusaciones sobre Roger Clemens?", preguntó Hardin, quien también mostró una foto de McNamee en un programa de televisión.

Clemens, vestido de traje a rayas y sentado a la mesa de la defensa, tomaba apuntes y observaba las pruebas presentadas en un monitor. Tal vez llamó la atención su aspecto avejentado: Hardin dijo en dos ocasiones que nació en 1982, cuando en realidad nació en 1962.

___

El periodista de Associated Press Frederic J. Frommer contribuyó a este informe.

___

Fred Frommer está en Twitter como http://twitter.com/ffrommer

Joseph White está en Twitter como http://twitter.com/JGWhiteAP