En el terreno de béisbol, los jugadores apoyan a sus compañeros de equipo para limitar el daño ocasionado por errores.

El Departamento de Justicia, avergonzado por un error que causó la anulación de un juicio contra Roger Clemens el año pasado, agregó más fiscales al caso con la esperanza de evitar cualquier paso en falso en momentos en que busca condenar al afamado ex lanzador de Grandes Ligas por el cargo de haber mentido al Congreso cuando dijo que nunca utilizó esteroides para mejorar el rendimiento.

El equipo de la fiscalía pasó de dos a cinco fiscales, personal suficiente para proteger un montículo y el infield. El juez federal de distrito Reggie Walton declaró la anulación del juicio en julio de 2011 tras apenas el segundo día de testimonios, después que los fiscales mostraron a los miembros del jurado evidencia que había sido considerada como inadmisible. El juez Walton presidirá también el nuevo juicio, el cual comienza el lunes con la selección de un jurado nuevo, y se espera que dure de cuatro a seis semanas.

"No es un secreto que el primer intento fue accidentado para el equipo del gobierno", dijo Ty Cobb, un ex fiscal federal quien ahora es un abogado privado que se especializa en la defensa de delincuentes de cuello blanco e investigaciones del Congreso. "Agregar abogados talentosos probablemente es una medida atinada", señaló.

Cobb agregó que le sorprendería si más de dos o tres fiscales estuvieran activos en la sala de la corte. Dijo que el gobierno debe ser cuidadoso de no dedicar enormes recursos al caso.

Pero Stan Brand, un abogado de Washington quien representó a las Grandes Ligas con relación a una investigación del Congreso en 2005 sobre las políticas sobre esteroides en los deportes, dijo que cree que eso no le importaría a un jurado.

"No es que Clemens vaya a tener únicamente un desvalido abogado", comentó sarcásticamente. "Este es un asunto grande; ambas partes llevarán todas las armas que puedan".

Ciertamente, el equipo de Clemens tiene seis abogados trabajando en el caso, encabezados por el abogado de Houston, Rusty Hardin, cuyo despacho jurídico Rusty Hardin & Associates ha representado a astros del deporte como el quarterback Warren Moon, el beisbolista Wade Boggs y el basquetbolista Scottie Pippen, todos ellos miembros del Salón de la Fama de sus respectivos deportes.

Brand pronosticó que ambas partes serán reservadas sobre extralimitarse, dado el juicio anulado el año pasado.

El Departamento de Justicia quiere ser extra cuidadoso no sólo por el rumbo que tomó el primer juicio, dijo Brand, sino también por el craso error cometido en el juicio al senador republicano Ted Stevens, el cual enfureció al juez Emmet G. Sullivan.

El departamento retuvo evidencia de los abogados de Stevens tan frecuentemente que el secretario de Justicia Eric Holder, en sus primeros meses en el cargo, pidió que se anulara la condena contra Stevens, a lo cual estuvo de acuerdo Sullivan.