El técnico de la selección brasileña, Mano Menezes, rehusó someterse a un control de alcoholemia tras ser detenido por la policía, informaron el miércoles las autoridades.

El timonel de 49 años tampoco tenía su licencia de conducir, según un comunicado del gobierno estatal de Río entregado a la prensa local.

"El documento original estaba en otro vehículo", dijo Menezes. Su esposa luego le entregó a la policía una copia de la licencia.

La ley brasileña le otorga a los conductores el derecho a negarse a someterse a un control de alcoholemia, pero al hacerlo, Menezes recibió una multa de 550 dólares.

Menezes fue detenido poco después de la medianoche del martes. El entrenador dijo que estaba regresando a su casa tras una reunión con amigos.

Menezes no mencionó el control de alcoholemia en un comunicado divulgado en su página de internet.