Cuba y Estados Unidos reanudarán los partidos amistosos de béisbol con una serie de cinco cotejos entre selecciones de ambos países en julio.

"Hoy es un día de felicidad para el béisbol porque estamos muy cerca de que se haga realidad nuestro sueño", afirmó Antonio Castro, vicepresidente de la Federación Cubana de Béisbol.

"Es muy importante para el equipo de Estados Unidos y para Cuba está de más explicar lo que significa poder disfrutar de estos topes de preparación", agregó Castro en conferencia de prensa en el estadio Latinoamericano de la capital.

Paul Seiler, director ejecutivo de la federación estadounidense de béisbol, señaló que "no podemos estar más entusiasmados y orgullosos de reanudar estas relaciones y realizar estos partidos".

Antes de la conferencia, Castro y Seiler firmaron una carta de intención que estipula la reanudación de los amistosos entre los dos países.

Entre 1987 y 1996 se realizaron cada año varios fogueos entre Cuba y Estados Unidos. En 1993 se jugó el último amistoso entre los dos equipos en la isla, y en 1996 un elenco cubano jugó por última vez en Estados Unidos.

Los dos equipos jugarán cinco partidos entre el 5 y el 9 de julio como parte de su preparación para el torneo de Haarlem, Holanda, previsto entre el 13 y el 22 de julio.

Castro señaló además que los encuentros le vienen como anillo al dedo al elenco de la isla.

"Es importante que nuestros atletas se enfrenten a otro nivel de béisbol... es el camino a seguir con vistas al Clásico Mundial" del próximo año, agregó.

Concluyó que "estamos trabajando para el béisbol, y toda idea que sea para desarrollarlo es bienvenida. Hay que mirar para el presente y el futuro y ver lo positivo de estos topes, eso nos motivó a retomarlos. Estamos convencidos de lo beneficioso que es para los dos países".